Ecuador. martes 12 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Correa sobre Rosero: “Fue a tirar piedras… eso es un delito”

QUITO 19 DE MAYO DE 2015. Audiencia en la Corte Nacional de Justicia, de los detenidos en las protestas del dia de ayer en Ibarra (18/05/2015), en la foto David Rosero. FOTOS API/JUAN CEVALLOS.

El presidente de la República, Rafael Correa, se ha referido en su encuentro con los medio de comunicación en Guayaquil a la detención del consejero David Rosero, del Consejo de Participación Ciudadana, ocurrida la noche del lunes. “Fue a tirar piedras, golpeó policías, etcétera, y por eso, nadie puede estar sobre la ley, eso es delito, y ha sido detenido”.


Publicidad

Rosero y cuatro miembros del magisterio, acusados de resistencia a la autoridad, fueron liberados el martes por el juez Vicente Robalino, quien declaró en la audiencia de flagrancia hacia la que fue conducido, la inexistencia de flagrancia en un hecho ocurrido 24 horas antes de ser juzgado.

Sin embargo la fiscal general subrogante, Cecilia Armas, ha decidido presentar cargos. Armas ha solicitado prisión preventiva para David Rosero. El juez Robalino consideró que no había lugar a la prisión preventiva pero sí a medidas cautelares alternativas, por cuanto impuso la presentación de los acusados cada 15 días ante la corte.

La Fiscalía los acusa por el cometimiento del delito de ataque o resistencia, contemplado en el artículo 283 del Código Orgánico Integral Penal, que prescribe: “La persona que ataque o se resista con violencias o amenazas a los empleados públicos, a los depositarios o agentes de la fuerza pública, a los comisionados para la percepción de los impuestos y contribuciones, a los ejecutores de los decretos y fallos judiciales, a los guardas de las aduanas y oficinas de recaudación y a los agentes de policía, cuando obran en ejecución de las leyes, o de las órdenes o reglamentos de la autoridad pública, serán sancionadas con pena privativa de libertad de seis meses a dos años”.