Ecuador. lunes 11 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Asambleístas Ángel Vilema, Fanny Uribe y Marcela Aguiñaga se enfrentan verbalmente

QUITO 09 DE JUNIO DE 2015. Asamblea Nacional. FOTOS AFP/JUAN CEVALLOS.

Los asambleístas Ángel Vilema, que el viernes pasado se desafilió del movimiento oficialista Alianza PAIS; Fanny Uribe, asambleísta por Avanza; y Marcela Aguiñaga, segunda vicepresidenta de la Asamblea Nacional; se enfrentaron verbalmente este martes mientras se trataba la objeción parcial a la Ley de Galápagos.


Publicidad

Aguiñaga dijo que “los primeros colonos llegaron a hacer Patria a ese lugar, o no recordamos que era la zona donde se mandaban a los presos castigados a vivir a Galápagos y de ahí sale el muro de las lágrimas en Isabela”

Mientras defendía las obras del gobierno en Galápagos, Aguiñaga mencionó que “el señor Vilema es operador turístico, su familia es dueña de hoteles, de barcos, y yo voy a rectificarle porque él si tiene carro en el archipiélago, son parte de las cosas que hay que recordarles”.

 

“Me da una pena y una lástima que una autoridad de tan alto nivel se exprese así de un excompañero que a la final estuvo luchando por este proyecto político”, respondió Vilema.

Según el legislador, Aguiñaga “quiso insinuar que todos los que habitamos en Galápagos somos descendientes de delincuentes. Que pena que usted se exprese así de los galapagueños que todos somos delincuentes”.

“Que culpa tengo yo señorita Aguiñaga que mi padre se haya levantado antes que su padre, que mi madre se haya sacado el lomo sacando pescado, que mi madre haya sido cocinera para 200 turistas, que mi padre haya sido capitán, marinero, guía, timonel, y le reitero, que culpa tengo yo que su familia sea vaga“, le dijo Vilema a Aguiñaga y agregó: “que culpa tengo yo que usted tengo un apellido que esté en el entredicho del Ecuador continental. Quien no sabe que usted es la tendencia de derecha en el movimiento PAIS, así que no me venga a dar clases de moral porque la única moral es la que Dios va a juzgar”, expresó Vilema.

 

Aguiñaga publicó en su cuenta de Twitter que “jamás” ha dicho dicho que los pobladores de Galápagos son delincuentes. “Claramente hice alusión a la colonia presidiaria abolida en 1959”.

“Al no tener argumentos válidos para defender lo indefendible, utilizan a mi familia para tratar de salir bien librados. Crecí en el seno de una familia trabajadora, luchadora y honesta que inculcó en mi valores que los hoy ‘defensores de Galápagos’ no tienen”, enfatizó la asambleísta.

Sobre su salida de AP el asambleísta afirmó: “me voy porque el pueblo está por encima de un proyecto político, no tengo miedo de lo que pueda pasarme a mí o a mi familia”.

Aguiñaga reaccionó ante esas declaraciones y mencionó que “parecería ser que Alianza PAIS somos mafiosos o qué pretendió decir“.

 

Vilema, mientras exigía que se realice el debate del proyecto de Ley de Galápagos, agregó que “la asambleísta Aguiñaga fue quien empezó estos agravios y no puede terminar ella con su última palabra sino nosotros los que fuimos agredidos. Que quede en su conciencia que no se permitió defender al pueblo de la provincia de Galápagos”, concluyó.

 

Cuando Aguiñaga acusaba a Fanny Uribe de haber sido protagonista de la época pepinera de Galápagos, de lanzar piedras y levantar a la población, la legisladora de Avanza se levantó de su puesto para enfrentarla y fue retirada por la escolta legislativa.

Venga que yo no le tengo miedo señora Uribe, yo la conozco bien. La actual legisladora Uribe, que ahora mismo su familia es dueña de ferreterías en el archipíélago, está de pedirle a los organismos de control que controle el indicador de precios al consumidor de todo lo que venden en su próspero negocio de ferreterías en la isla Santa Cruz”, sostuvo la asambleísta del oficialismo.

 

Ante esta acusación, Uribe le dijo a Aguiñaga: “yo no tengo hermanos que han traficado visas ilegales. También fue funcionaria pública Marcela Aguiñaga y ganaba el doble y estaba de forma ilegal. No le tengo miedo ni a ella ni a nadie y que diga cuando fue declarada no grata en la provincia de Galápagos”.

 

Aguiñaga le pidió a Uribe que “revise con claridad el pronunciamiento de los jueces en el caso en el que mi hermano fue investigado y fue declarado inocente. Cuidado señora Uribe se mete en problemas judiciales sin tener razón”.