Ecuador. viernes 15 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Gobierno contestará en las próximas semanas a petición sueca de interrogar a Assange

Archivo - El canciller Ricardo Patiño en una rueda de prensa en la Gobernación Zonal de Guayaquil. Foto: Luis Astudillo/Cancilleria

El Gobierno ecuatoriano responderá “en las próximas semanas” a la petición de la Fiscalía sueca de interrogar al fundador de WikiLeaks, Julian Assange, en la embajada de Ecuador en Londres, donde se encuentra asilado el periodista, informó el canciller ecuatoriano, Ricardo Patiño.


Publicidad

El ministro aseguró que el Gobierno ecuatoriano “no se va a demorar tres años”, tiempo que este viernes cumple Assange recluido en la embajada, para responder a la solicitud.

“Por supuesto, tampoco vamos a ir corriendo a decirles sí sin ninguna condición. Vamos a decirles sí, con el respeto a la jurisdicción ecuatoriana, con el respeto a la soberanía de nuestro país, con el respeto a la decisión del Gobierno de Ecuador de haber ofrecido asilo diplomático a Julian Assange”.

El canciller explicó que la petición fue recibida el 12 de junio, “después de tres años de olvido”, por la embajada de Ecuador en Suecia y será revisada por las autoridades judiciales ecuatorianas.

Señalo que al responder a la Fiscalía de Suecia se abordará la posibilidad de firmar “algún acuerdo de asistencia penal entre los dos países”, a lo que las autoridades suecas han mostrado su disposición “ahora sí, también muy rápido”.

La respuesta a la Fiscalía del país europeo se dará “en función de intereses legales superiores que tenemos que proteger”, como el respeto al debido proceso, los derechos humanos de Assange, su derecho a la defensa y el de acceder a documentos sobre el caso, comentó.

Al cumplirse tres años de su encierro, el experto informático tiene motivos para la esperanza después de que la fiscal sueca, Marianne Ny, haya aceptado interrogarlo en la capital británica para evitar que prescriban los delitos que se le atribuyen.

El australiano, cuyo portal WikiLeaks difundió en 2010 comprometidos cables diplomáticos de Estados Unidos, se refugió en la legación tras perder un proceso judicial en el Reino Unido contra su extradición a Suecia, que lo reclama por cuatro presuntos delitos sexuales cometidos hace cinco años que él niega y de los que no ha sido acusado.

Assange, que el 3 de julio cumplirá 44 años, fue detenido en Londres en 2010 a petición de Suecia por esos supuestos delitos, si bien él sostiene que es blanco de una persecución política y rechaza viajar a Estocolmo porque cree que de ahí podría ser enviado a EE.UU., donde considera que afrontaría la pena de muerte por las revelaciones de su portal.

Antes de su detención, Assange fue responsable de una de las mayores exclusivas periodísticas de la historia, al revelar junto con varios diarios internacionales miles de cables estadounidenses que pusieron en jaque a Gobiernos de todo el mundo.

Sobre el modo en que la Fiscalía sueca ha manejado el caso, el ministro ecuatoriano recordó que sus representantes pudieron haber tomado declaración a Assange hace tres años, pero han “violado los derechos humanos de Julian Assange” durante ese tiempo y ahora, “preocupados por la posible prescripción de algunos de los supuestos delitos” pretenden llevar a cabo la diligencia.

“Llamamos la atención por el hecho de que un sistema judicial haya permitido que una persona esté con sus derechos humanos absolutamente disminuidos”, al “estar encerrado en una oficina durante tres años” y después, “como si nada hubiera pasado”, diga que le va a tomar la declaración, indicó Patiño.

El canciller aseguró que “la vida de Julian Assange no les importó nada durante tres años” y consideró que “alguien tendrá que responder alguna vez por estos tres años de violación de los derechos humanos” de Assange. EFE (I)