Ecuador. sábado 16 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Marcha indígena está en Machachi y llegaría mañana a Quito

Policía antimotines custodian la marcha indígena, el 10 de agosto de 2015. Foto tuiteada por la REDH.

La marcha indígena llegó ayer a la población de Machachi, en las afueras de Quito, y prevé completar su recorrido hasta la capital mañana, en una movilización de protesta contra el Gobierno del presidente Rafael Correa, a quién le exigen rectificaciones, en especial el archivo de las enmiendas constitucionales que permitirán la reelección indefinida.


Publicidad

Tras 700 kilómetros de distancia recorridos en nueve días, los caminantes indígenas llegaron a Machachi, al pie del volcán nevado Cotopaxi, con el apoyo de cientos de pobladores y la vigilancia de nutridos contingentes de policías.

Convocados por la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie), la marcha cruzó una fría zona de páramos andinos hasta Machachi, donde permanecerá hasta el miércoles.

Aunque en principio la marcha pretendía llegar ayer a Quito, dirigentes de la Conaie aclararon que podría ser el miércoles y que los indígenas no retornarán a sus comunidades mientras no haya un pronunciamiento concreto del Gobierno a sus demandas.

El presidente de la Conaie, Jorge Herrera, dijo a Efe que “probablemente se llegue el miércoles” a Quito y que esa posibilidad se evaluará según las condiciones que se presenten, ya que la Policía podría frenar el paso de los caminantes hacia la capital.

No obstante, varios dirigentes indígenas aseguraron que la movilización llegará de todas maneras a Quito, y afirmaron que si no lo pueden hacer por las carreteras custodiadas por la Policía, utilizarán los caminos de las montañas para hacerlo.

Herrera también recordó que la Conaie convocó desde ayer a un “levantamiento indígena” en todo el país, que implica el alzamiento en protesta en todas las comunidades indígenas del país.

La caminata indígena, que en algunos trayectos se ha convertido en una caravana de vehículos, busca empatar con el “paro nacional indefinido“, una huelga convocada por sus sindicatos aliados para el próximo jueves.

Por otra parte, en las redes sociales se informó de un accidente en la vía Panamericana, por la que recorre la marcha, luego de que un vehículo atropellara a dos mujeres que participaban en la movilización.

Aunque las autoridades no lo han confirmado, en la redes sociales se afirma que una de las mujeres falleció y la otra sufrió heridas.

De su lado, el Gobierno advirtió que la jornada de protestas del próximo jueves será un desafío para la “Revolución ciudadana”, como se denomina el proyecto político dirigido por el presidente Rafael Correa, que ya lleva ocho años en el poder, que al terminar su mandato habrá gobernado diez años, y que plantea poder ser reelegido de manera indefinida.

Justamente, el mandatario, en su red social Facebook, admitió que esta será una “semana crucial para el país. Está en juego el pasado o el futuro, un salto cualitativo fundamental: o nos siguen condicionando las mismas élites de siempre -indígenas, laborales o burguesas-, o finalmente liberamos al país de los paros, piedras y del luto”, señaló.

Correa incluso advirtió que la protesta de indígenas y sindicatos podría hacerle el juego a supuestos intereses desestabilizadores de grupos conservadores de derecha.

La Conaie, en un manifiesto difundido para convocar al “levantamiento”, pidió al Gobierno que no haga ese tipo de conjeturas y que se empeñe en resolver las demandas de los sectores populares.

El manifiesto indígena incluye un pliego de diez demandas en las que se exige el archivo de un proyecto de enmiendas constitucionales, que permiten la reelección indefinida y que, según la Confederación, atenta “contra la democracia, la plurinacionalidad y los derechos de los trabajadores”.

Asimismo, demanda la derogación de una Ley de Aguas, el archivo de un proyecto normativo sobre la propiedad de la tierra, el restablecimiento de un sistema de “educación intercultural bilingüe” y el libre ingreso a las universidades.

También pide que no se firme un “Tratado de Libre Comercio con la Unión Europea (UE), porque (según la Conaie) afecta de manera directa a la pequeña y mediana producción agropecuaria, se mercantiliza la propiedad intelectual colectiva y comunitaria”.

Además, pide poner fin a los proyectos de minería a gran escala y la derogación de varios decretos considerados “antiobreros”. EFE. (I)

Marcha indígena en Latacunga el 10 de agosto de 2015. Foto: API

Marcha indígena en Latacunga el 10 de agosto de 2015. Foto: API

Marcha indígena en Salcedo, Tungurahua, el 9 de agosto de 2015. Foto: API

Marcha indígena en Salcedo, Tungurahua, el 9 de agosto de 2015. Foto: API