Ecuador. miércoles 13 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Martha Roldós desmiente a la oficialista María Alejandra Vicuña

Martha Roldós, ex candidata presidencial. Foto de Archivo, La República.

La exasambleísta Martha Roldós, en diálogo con Fundamedios, desmintió a la legisladora de Alianza PAIS María Alejandra Vicuña luego de que la oficialista divulgara en las redes sociales un audio de una conversación privada entre Roldós y sus colaboradores.


Publicidad

Roldós aseguró que es falso que dicho audio se haya obtenido a través de una excolaboradora suya y aseguró que cuando tuvo esa conversación subió a una camioneta en donde no había ninguna colaboradora. En ese sentido afirmó que es muy grave la violación a la intimidad de la que es objeto, por lo que evaluará las medidas legales a tomar. También aclaró que en dicha conversación no da ningún nombre y recordó que no es la primera vez que difunden conversaciones privadas suyas.

El pasado 11 de agosto Vicuña publicó en su Twitter un audio de una conversación privada sostenida entre Roldós con sus colaboradores. A criterio de Roldós, este acto representa una clara violación a su intimidad y un intento por desviar la atención en una coyuntura de movilizaciones y de protesta contra el gobierno.

El audio fue divulgado por Vicuña junto a un mensaje en Twitter que decía lo siguiente: “He decidido publicarlo xq es mi deber militante exigirle respuestas @martharoldos para la ciudadanía”. En dicho audio, se escucha a Roldós decir, en tono jocoso, que quisiera desconectarse de todo, irse a la playa y que ya quiere “que se caiga ese hijo de p…”. Según una nota periodística difundida en Gama TV, Vicuña recibió dicho audio de forma anónima de una supuesta excolaboradora de Roldós y pidió a la activista que aclare los intereses que defiende.

El pasado 14 de enero de 2014, Roldós denunció ser víctima de una campaña de desprestigio orquestada desde los medios oficiales, los cuales la acusaron de la creación de una agencia de información que intentaría desestabilizar al gobierno ecuatoriano. Al respecto, la activista denunció que la información sobre la cual se basan los medios del gobierno fue obtenida ilegalmente, a través de una posible intervención a su cuenta personal de correo electrónico y pidió que se llame a confesión judicial al director del medio estatal El Telégrafo, Orlando Pérez. Sin embargo, la jueza de lo Civil de Guayaquil, Vanessa Wolf, se inhibió de conocer el pedido y dispuso que la causa sea remitida a Quito.

Cabe recordar que el artículo 178 del Codigo Orgánico Integral Penal (COIP) sobre la Violación a la intimidad establece que “la persona que, sin contar con el consentimiento o la autorización legal, acceda, intercepte, examine, retenga, grabe, reproduzca, difunda o publique datos personales, mensajes de datos, voz, audio y video, objetos postales, información contenida en soportes informáticos, comunicaciones privadas o reservadas de otra  persona por cualquier medio, será sancionada con pena privativa de libertad de uno a tres años…” (I)