Ecuador. lunes 18 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Arregui: “No me cabe envilecer la misión episcopal al vincularla a una empresa política”

Monseñor Antonio Arregui, Arzobispo de Guayaquil. Foto de Archivo, La República.

Guayaquil.- El Arzobispo de Guayaquil, Antonio Arregui, ha respondido por medio de una carta pública al gobierno nacional por los ataques recibidos los últimos días, de parte del secretario jurídico de la Presidencia, Alexis Mera, y del presidente Rafael Correa.


Publicidad

Arregui reacciona ante el hecho de que “altas autoridades” lo han caracterizado como “promotor de determinadas opciones políticas y electorales”, por cuanto el religioso deja en calo que nunca he tratado de favorecer a “un grupo político o un aspirante a la representación popular”.Dice que no lo he hecho ni en público ni en privado.

“La Iglesia es la casa de todos y el clero católico no pregunta sobre inclinaciones políticas al predicarles la Palabra de Dios y servirles en todas las dimensiones de la actividad pastoral. No me cabe envilecer la misión episcopal al vincularla a una empresa política”, ha señalado el arzobispo.

También ha manifestado que “no hay gobierno que lo haga todo perfectamente, incluido el que me corresponde. Por eso es natural que surja la crítica, que siempre debería ser serena y constructiva”.

Arregui piensa que los buenos cristianos son buenos ciudadanos y, en este sentido, dijo “mis pronunciamientos de este orden han sido formulados en estrecha comunión con los hermanos Obispos del Ecuador, con el deseo de ayudar a la formación de la conciencia y sin ánimo de perjudicar o favorecer opciones políticas”.

Aclaró que esos pronunciamientos los hizo “en el ámbito de las libertades que tenemos todos reconocidas en la Constitución de la República”. Por último, ha establecido: “Si alguien estima que he abusado en algo, hace bien en dirigirse a mis superiores inmediatos, que son el Papa Francisco y sus colaboradores. Quienes, por lo demás, han recibido mi renuncia hace más de un año y en breve nombrarán, Dios mediante, a mi sucesor en Guayaquil”.

Toda esta controversia surgió a raíz de que Alexis Mera lo calificó como “insolente recadero de la derecha” al arzobispo por expresar que el dialogo convocado por el gobierno requiere “recuperar credibilidad”. El presidente Correa dijo que envió una queja al Nuncio Apostólico ante la intervención de Arregui en política.

(I)