Ecuador. Jueves 23 de Marzo de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Opositores y críticos rechazan las enmiendas en Asamblea simbólica en el Arbolito

Foto API.

Opositores y críticos a las enmiendas constitucionales que debate hoy el Parlamento ecuatoriano instalaron una asamblea simbólica en un parque cercano al Legislativo, en la que rechazaron el intento del oficialismo por modificar la Carta Magna.

Publicidad

“Ya que no quiere recibirnos en la Asamblea, el pueblo y los asambleístas de oposición realizamos una asamblea simbólica donde decimos NO a las enmiendas”, escribió en su Twitter el legislador de oposición Andrés Páez, en referencia a una corta reunión en las cercanías del Legislativo.

Para Páez, la aprobación de las enmiendas es “un acto de provocación” hacia los ecuatorianos. “No vamos a permitir que Ecuador se convierta en un feudo del chavismo”, dijo a Efe, al tiempo de formular un llamamiento a legisladores, alcaldes, prefectos y concejales a expresar su rechazo a la iniciativa legislativa.

Páez y otros asambleístas independientes y de oposición no ingresaron a la sesión en la que el Parlamento realiza el debate final de las enmiendas constitucionales, pero se mantuvieron en las afueras con ciudadanos que protestaban contra las enmiendas.

También fuera del Parlamento, partidarios del movimiento oficialista Alianza País seguían la sesión en pantallas gigantes.

Un fuerte resguardo policial alrededor de la Asamblea puso distancia entre contrarios y afines a las enmiendas, aunque algunos simpatizantes de Alianza País recibieron abucheos cuando caminaban por las inmediaciones del Parlamento.

A pocas cuadras del legislativo, algunos opositores quemaban llantas y gritaban consignas contra las enmiendas, entre las que consta la reelección indefinida de cargos de elección popular.

Esa reforma es contraría a la oposición por la posibilidad de que Rafael Correa -en el poder desde 2007- pueda presentarse para repetir en el cargo en los comicios de 2017.

Ello, pese a que el mandatario ha dado a entender que no lo hará y por eso ha defendido que se haya incluido una disposición transitoria en el programa de enmiendas, que impediría su postulación en esos comicios, así como la de cargos y asambleístas que hayan ejercido sus funciones dos períodos.

Quienes se oponen, exigen que se consulte al pueblo sobre las enmiendas que analiza la Asamblea desde el año pasado, y que también incluyen temas laborales, de comunicación, de control, y de funciones de las Fuerzas Armadas, entre otros.

El oficialismo defiende la legitimidad de las acciones de la Asamblea y el tratamiento de las enmiendas en esa institución, mientras opositores, como el legislador Luis Fernando Torres, insisten en que el trámite es ilegítimo, pues se trata de reformas a la Constitución.

Por su lado, Guillermo Lasso, líder del movimiento Creo, la mayor fuerza de oposición en la Asamblea, y quien ha expresado públicamente su deseo de terciar en las presidenciales de 2017, volvió a criticar hoy la acción de la Asamblea.

“La Asamblea Nacional liderada por Alianza País pretende, hoy, de espaldas al pueblo, reformar la Constitución aprobada por los ecuatorianos”, escribió Lasso en su cuenta de Twitter.

Agregó: “mas del 85 % de ecuatorianos hemos exigido una consulta que nos ha sido negada. Pero este no es el final, no podemos sentirnos derrotados. En el 2017 tendremos la oportunidad de cambiar esto, y ganando las elecciones me comprometo a convocar a la Consulta Popular”. El representante indígena Salvador Quishpe consideró que tras las elecciones de 2017 un nuevo Gobierno “tendrá que llamar a una consulta popular” sobre las enmiendas e iniciativas como la decisión de extraer petróleo en el Parque Nacional Yasuni, en la Amazonía.

Desde Francia, adonde viajó para participar en la Cumbre de la ONU sobre cambio climático, el presidente Rafael Correa escribió en su cuenta de Twitter que “hoy es un día crucial para el país”. “Ojalá todos tengamos claro que la lucha no es por las enmiendas. Es hasta ridículo tanta oposición por enmiendas que solo incrementan derechos, nos hacen más eficientes y de ninguna manera implican reformas al Estado, como mentirosamente se ha dicho. La lucha es por evitar que vuelva el viejo país”, apuntó. EFE (I)  

Foto API.

Foto API.