Ecuador. Miércoles 7 de diciembre de 2016
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Fiscal y alto funcionario se desvinculan de empresas Panamá

QUITO, Ecuador (AP) — El fiscal general de Ecuador dijo el viernes que no tiene inversiones ni propiedades en Panamá, en donde había establecido una empresa propietaria de su vivienda en Quito, mientras que el presidente de Petroecuador informó que cerró una empresa en ese país.

Publicidad

Los nombres de ambos funcionarios aparecieron a inicios de abril en documentación del estudio jurídico Mossack Fonseca en la cual constaban políticos, artistas, deportistas y empresarios de todo el mundo como dueños de empresas diseñadas para hacer transacciones financieras, ocultar fondos o evadir impuestos.

En rueda de prensa, el fiscal Galo Chiriboga, afirmó que su empresa Madrigal Co. en Panamá “no tuvo ningún propósito ilegal”.

Anunció que su empresa está en proceso de liquidación. “No es un tema antiético, pero sin embargo en el país se ha presentado como un tema antiético …”.

El fiscal presentó un documento de la Procuraduría General de Panamá en que ese organismo confirmó que Chiriboga no tiene cuentas bancarias, mientras que un documento del Registro Público panameño destacó que Madrigal Co. no posee bienes inmuebles inscritos con ese nombre.

A su vez, el presidente de la estatal empresa estatal Petroecuador, Pedro Merizalde, en su cuenta de Twitter señaló que “documento evidencia que no tuve actividad económica en Panamá y la empresa (panameña) está cerrada”. Publicó una escritura pública panameña confirmando lo dicho.

Entre los ecuatorianos que también figuran en las filtraciones de los llamaos “Papeles de Panamá” están el expresidente del Banco Central Pedro Delgado, primo del presidente Rafael Correa, y Alex Bravo, ex gerente de Petroecuador, este último en prisión tras el escándalo.

Mossack Fonseca constituía empresas de ultramar para que empresarios, artistas y políticos de todo el mundo pudieran operar en paraísos fiscales.

Publicidad