Ecuador. martes 26 de septiembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Patricio Zuquilanda camina por barrios de Manta

Patricio Zuquilanda no solo diserta sus propuestas en campaña. Si es de bajar del camión el altoparlante que anuncia su llegada a Manta lo hace. Si es de darle la mano a una colaboradora para que descienda de una camioneta, lo hace. Así llega el sábado hasta la calle 319 en la parroquia Eloy Alfaro, la zona más comercial de este popular sector de Manta.


Publicidad

Con pausa entrega calendarios y afiches con sus propuestas, sonríe cuando un niño se le acerca y le pide una foto. Con su mirada y expresiones les solicita a colaboradores que le hagan llegar esferos para regalar.

Camina parsimoniosamente, no sin antes regresar su mirada buscando a Lucio Gutiérrez. Justo cuando el olor a cueritos fritos invade el ambiente de esta calle, se le acerca Belén Mendoza con su hijo Matías para tomarse una foto.

Ella dice que con este son tres los candidatos a presidente con los que tiene fotos. Ya tiene fotos con Abdalá Bucaram Pulley y Cynhtia Viteri.

Zuquilanda avanza. Se nota un poco cansado, su rostro denota, a más de seriedad, afán de que Lucio lo acompañe; no logra tenerlo cerca pues Gutiérrez está en otra esquina devorando saludos; el presidenciable busca modos de enseñar a pequeños que con los dedos formen el 3 de su partido.

En su camino un joven lanza una propuesta usando la jerga popular y el eslogan de que con Lucio los precios eran más bajos, el candidato no entiende hasta que el chico le explica que lo que pide es que baje el costo de servicios sexuales en prostíbulos. Entonces suelta la risa.

“No queremos molestar, soy Patricio Zuquilanda, tengo una propuesta seria para ustedes, no queremos mucho bailarín, queremos seriedad y lo digo con honestidad”, dice en una nueva parada a Sergio Dueñas, dueño de una tercena que le contesta que le agrada su propuesta.

Luego viene el apretón de manos a jóvenes afuera de una barbería, locales comunes en la parroquia Eloy Alfaro, como son los helados en Salcedo. A chicos sentados en el parque les pregunta por qué hay muchos con cortes de pelo modernos: a un lado, con rayas prominentes y hasta diseños en la cabeza.

Uno le sugiere el corte de la lista 3. “Ya la ancianidad es la ancianidad…”, le contesta en forma risueña y jocosa. (I)