Ecuador. lunes 18 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Miles de manifestantes rodean el CNE en Quito, Guayaquil y Cuenca

Miles de manifestantes, en Quito, Guayaquil y Cuenca, rodean desde anoche las sedes del Consejo Nacional Electoral, en protesta por la tardanza de presentar resultados totales de los comicios realizados el domingo 19 de febrero. Los plantones, en ambas ciudades, comenzaron la noche de ayer, tras convocatoria por redes sociales y los grupos se han tomado las calles aledañas.


Publicidad

Con el escrutinio al 91,2 %, el candidato del movimiento oficialista Alianza País (AP), Lenín Moreno, tiene el 39,06% de los votos, mientras que el centroderechista Guillermo Lasso, del Movimiento CREO, cuenta con el 28,43 %, lo que significa que Moreno no habría obtenido los votos suficientes para ganar en primera vuelta y se hace necesaria una segunda. Pero el conteo de votos se ha vuelto lento desde la noche del domingo, y veinticuatro horas después, este no termina.

Antes de conocer los resultados oficiales, Lenín Moreno se ha proclamado vencedor en primera vuelta, mientras que Lasso sostiene que debe haber una segunda votación.

En los grupos hay muchos simpatizanets del movimiento CREO, liderado por el candidato Guillermo Lasso; y otros ciudadanos inconformes que enarbolan banderas tricolores. Con la presencia de esos manifestantes, desde ayer está cerrada la avenida 6 de Diciembre, al pie del CNE; ahora ha tomado una cuadra de la avenida Eloy Alfaro, en Quito, mientras la seguridad se ha reforzado con militares y policías.

También han llegado al lugar manifestantes de PAIS, que han intercambiado piedras con los opositores.

“Hemos pasado toda la noche en vigilia justamente porque el objetivo es vigilar de que se está haciendo un fraude, que es evidente, es claro, de que se está queriendo robar la voluntad de un pueblo que quiere un cambio”, dijo a la empresaria Lyda Alzate.

En la madrugada, a medida que el recuento iba avanzando con extrema lentitud a favor de Moreno, el candidato a vicepresidente de Lasso, Andrés Páez, denunciaba un fraude en marcha, lo que fue desmentido por la autoridad electoral.

Andrés Páez , candidato vicepresidencial de CREO-SUMA, está liderando la concentración junto a candidatos de dicho partido.

Entre los concurrentes también hay empresarios que manifiestan su preocupación por la falta de celeridad del CNE en entregar resultados electorales

Páez dice que según proyecciones electorales sí habrá segunda vuelta. Pide seguir en el plantón.

El candidato a asambleísta Patricio Donoso llamó a los manifestantes a no caer en provocaciones. Dijo que su presencia es para pedir que se respete el voto de los ecuatorianos.

El ama de casa Narina Jurado, de 50 años, dijo a The Associated Press: “estoy aquí para luchar con el pueblo porque se respete la democracia… Porque la patria surja libre y democráticamente”. La mujer advirtió que planea quedarse en el lugar hasta que se conozcan los resultados oficiales finales.

Los gritos de “¡Fuera, Correa, fuera!”, “¡Resultados ya!” y “¡No al fraude!” se escuchaban en medio del ondear de banderas ecuatorianas y del partido de Lasso en un ambiente crispado pero sin violencia. Los manifestantes bloqueaban una de las principales avenidas del norte de Quito y eran apoyados con bocinazos por los conductores de los vehículos que circulaban en las calles cercanas.

“Nos quedamos aquí hasta que sea respetada la voluntad popular. Si los resultados son limpios los vamos a reconocer, si no son limpios nos declararemos en desobediencia civil”, dijo a la AP Andrés Páez, candidato a vicepresidente de Lasso, mientras participaba de la protesta frente al organismo electoral. (I)

Protesta frente al CNE, en Quito, la noche del 20 de febrero de 2017. API/Juan Cevallos

Manifestantes rodean en Guayaquil el Consejo Electoral del Guayas, la tarade del 20 de febrero de 2017. Foto de Alfonso Oramas.

Manifestantes rodean el Consejo Nacional Electoral en Quito, el 20 de febrero de 2017.