Ecuador. viernes 20 de octubre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Tribunal Electoral llama a la paz en elecciones de segunda vuelta

FOTO Holaciudad.com

El presidente del Tribunal Contencioso Electoral (TCE) de Ecuador, Patricio Baca, hizo hoy un llamado a la celebración pacífica de las elecciones del domingo, en las que los ecuatorianos elegirán en las urnas al próximo presidente de su país.


Publicidad

“Hago un llamado a la ciudadanía a participar en este proceso democrático de manera pacífica”, dijo Baca, quien consideró que “no puede ser que el 2 de abril se generen actos de violencia”.

El presidente del tribunal se expresó así en declaraciones a medios de comunicación tras la agresión denunciada ayer por el candidato opositor a la Presidencia, Guillermo Lasso, y por el movimiento que lidera, Creando Oportunidades (CRE), centro derecha).

Según dijeron, los hechos violentos se produjeron a la salida del estadio Atahualpa, en Quito, donde Lasso, sus familiares y miembros de su equipo presenciaron el partido de fútbol entre las selecciones de Colombia y Ecuador.

Lasso relató hoy que al salir del complejo deportivo, junto con su esposa y sus hijos, fueron “agredidos por una pandilla de mercenarios extranjeros, con palos, con piedras, con golpes, patadas, puñetes y amenazas con cuchillos”.

Tanto Lasso, del movimiento Creando Oportunidades (CREO, de centroderecha), como su contrincante, el oficialista Lenín Moreno, de Alianza País (AP, de izquierda), se han declarado víctimas de una “campaña sucia”, amplificada en redes sociales en el proceso con miras al balotaje del 2 de abril.

Baca subrayó hoy la necesidad de mantener la paz durante los comicios. “Debemos respetar la voluntad popular, sea cual sea el resultado del domingo”.

Unos 12,8 millones de electores están convocados a las urnas para elegir, entre Moreno y Lasso, al sucesor de Correa, quien dejará el poder en mayo tras gobernar Ecuador durante diez años. EFE