Ecuador. lunes 20 de noviembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Freddy Ehlers en comitiva de Correa a Foro Social en Bolivia

El exministro del Buen Vivir, Freddy Ehlers, en el Foro Social en Bolivia, el 21 de junio de 2017, en Tiquipaya. EFE/Martin Alipaz

El exministro del Buen Vivir, Freddy Ehlers, ha acompañado al expresidente Rafael Correa, a la conferencia social sobre migraciones “Por un Mundo sin Muros”, realizada esta semana en Bolivia y en la que se ha clamado por el cese de la criminalización de los migrantes, se demandó la creación de una Defensoría Mundial para el sector y pidió elevar la trata y el tráfico de personas a la categoría de crimen de lesa humanidad.


Publicidad

“La migración en Ecuador se produjo por la dolarización. Hubo una inestabilidad política total y una de las acciones de Alianza PAIS fue dar un trato especial a los migrantes, y por eso hoy llegan más extranjeros”, ha dicho Ehlers en su ponencia en el foro, que reunió durante dos días a algunos expresidentes y movimientos sociales e indígenas de una treintena de países en la localidad boliviana de Tiquipaya.

El presidente de Bolivia, Evo Morales, clausuró el encuentro con un discurso en el que reiteró que el capitalismo “es el peor enemigo de la humanidad” y exhortó a los movimientos sociales de América Latina a tomar el poder político para encarar transformaciones.

Los movimientos sociales reclamaron desde Tiquipaya el cese de la “criminalización de la migración que encubre falsos enfoques de seguridad y control”, y demandaron que se eliminen los centros de detención de migrantes. Mediante la creación de la Defensoría Mundial de los Pueblos se busca promover la “libre movilidad y los derechos humanos” de migrantes, refugiados, asilados, apátridas y víctimas de trata y tráfico.

La declaración señala los conflictos bélicos, el cambio climático y los desequilibrios económicos, “entre los países y dentro de los países”, como las principales causas de los fenómenos migratorios y las crisis de refugiados.

Una resolución leída por un representante de la delegación de Venezuela proclamó la solidaridad de los sectores convocados con el pueblo venezolano, que según estos movimientos sufre un intento de golpe de Estado, un bloqueo mediático e injerencia extranjera. El propio Morales, que es aliado del presidente Nicolás Maduro, reiteró que en Venezuela “hay un golpe de Estado” en marcha y planteó que se debe defender a los gobiernos legalmente electos.

Al encuentro, el tercero de estas características convocado por el Gobierno de Morales desde 2010, asistieron unos 1.500 delegados de Bolivia y al menos 700 delegados extranjeros de más de 30 países.

A la inauguración, celebrada el martes, asistieron los expresidentes José Luis Rodríguez Zapatero (España), Rafael Correa (Ecuador) y Ernesto Samper (Colombia). Según se conoció de fuentes no oficiales, el martes, Correa se trasladó a Bolivia en un avión de la Fuerza Aérea de ese país, que llegó a Quito para recogerlo con una comitiva de cinco personas, entre ellas, Ehlers.

  • Con reportes de EFE