Ecuador. domingo 22 de octubre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Indígenas piden preguntar en consulta sobre extractivismo y futuro de Glas

foto tomada de la web

Grupos indígenas pidieron hoy al presidente Lenín Moreno que consulte a la nación sobre una prohibición de la minería y la extracción de petróleo en reservas naturales, así como sobre el futuro político del vicepresidente Jorge Glas, sospechoso de corrupción.


Publicidad

En una propuesta entregada hoy en la Presidencia con vistas a las consulta popular que piensa convocar Moreno, la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (CONAIE) y el Movimiento de Unidad Plurinacional Pachakutik se interesaron por conocer el deseo popular en cuestiones que afectan a sus comunidades y en materia de lucha contra la corrupción.

Se trata en particular de la minería, la extracción de petróleo y la explotación forestal “en áreas protegidas, zonas intangibles, fuentes y nacientes de agua, ecosistemas frágiles y territorios ancestrales”, lo cual -señalan en un comunicado- implicaría la eliminación del artículo 407 de la Constitución de la República del Ecuador.

La población indígena de Ecuador lleva décadas protestando lo que considera abusos contra la naturaleza y piden detener la extracción descontrolada de sus tierras ancestrales en la Amazonía y otras partes del país.

En un documento con tres preguntas que entregaron a altos funcionarios de la Presidencia también se sumaron a otros planteamientos de la Comisión Nacional Anticorrupción, entre ellas acerca de que el vicepresidente del país, sospechoso de corrupción en el caso Odebrecht, deje vacante el cargo para el que fue elegido en abril pasado, en tándem con Moreno.

El presidente ecuatoriano tiene previsto anunciar el 2 de octubre su intención de convocar una consulta popular sobre distintas materias, en lo que es una fórmula ya usada en otras ocasiones para conocer la opinión del pueblo pero que, sin embargo, no siempre acaba siendo vinculante.

Moreno, que lleva cuatro meses en el poder, cree que con ello se fortalecerá la democracia ecuatoriana, aunque para algunos comentaristas y opositores se trata de un intento de blindarse del apoyo del pueblo frente a las críticas de su predecesor, Rafael Correa, y de los seguidores de este, dentro del movimiento Alianza País, del que ambos forman parte.