Ecuador. miércoles 13 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Paranoia por alineación del cometa Elenin con la tierra

El furor que ha generado el cometa Elenin en Internet  ha llevado a temer que este 27 de septiembre cuando ocurra un alineación entre Elenin, la Tierra y el Sol,  se produzca un fuerte terremoto.


Publicidad

El cometa tiene sólo 3,5 kilómetros de diámetro, un tamaño insignificante como para alterar la órbita del planeta o producir una presión suficiente para mover las placas tectónicas de la Tierra y provocar un terremoto, ha advertido la NASA.

Se cree que esta vez el terremoto podría incluso superar los 9 y hasta los 10 grados en la escala de Richter, ya que Elenin estará a solo 54 millones de kilómetros de la Tierra, la distancia más corta hasta la fecha en cualquier alineación, aunque el 16 de octubre será el día en el que Elenin se acerque más a la Tierra, a 35 millones de kilómetros, es decir, noventa veces más distante que la ubicación de la Luna con respecto a la Tierra.

Según las interpretaciones esotéricas, el terremoto y posterior tsunami en Japón en marzo de este año coincidió con el paso de Elenin, al igual que el fuerte sismo que afectó a Chile en febrero de 2010.

A esto se unen las misteriosas muerte de tres  científicos que investigaban el cometa Elenin. Estos fallecimientos estarían relacionados con alguna información de altísima confidencia que manejan las potencias relacionadas con inventigacioes estelares y que por ejemplo, llevaron a que  se estén realizando unas maniobras militares sin precedentes en Rusia y Ucrania.

De cualquier manera, según la NASA, las alineaciones entre planetas no generan ninguna fuerza física que pueda influir en la Tierra y menos generar un terremoto —su influencia se limita a la astrología.

Desde el punto de vista de la Astrofísica,  será muy interesante la observación del fenómeno que presenciaremos en los próximos meses: el tránsito de un cometa cuya cola de más de 100.000Km atravesará la órbita entre la Tierra y el Sol.

Elenin ya era conocido por los antiguos Mayas. No es casualidad la representación de la serpiente que desciende entre la órbita del Sol y la Tierra.

Quetzalcóatl representa el Señor de las Tinieblas según los Mayas y su cola corresponde al tránsito de Elenin. Con precisión, pueden contarse las fechas correspondientes a cada tránsito, alineaciones planetarias representadas en cada nodo de la cola de la serpiente.

Las perturbaciones del campo magnético de otro objeto posicionado tras Elenin, el “Cluster”  representan el punto de cruce: El cruce. (En Sumerio Nibiru significa el Planeta del Cruce).

Para los esotéricos esta serpiente cósmica no es otra cosa que nuestro divino Kundalini, la energía enrollada que se eleva a través de nuestro canal central, a lo largo de la espina dorsal, hacia la glándula pineal, donde estalla en el chakra corona. Representa la iluminación de nuestro kundalini colectivo.

Antiguas civilizaciones se han referido a un dios que vendrá de Venus, para instruir a la humanidad cuando la liberación llegue.

De acuerdo con el calendario Maya, ese momento ha llegado.

Quetzacóalt, es también conocido como la serpiente emplumada, que representa a nuestro ADN humano, del que se ha predicho su activación.

Quetzalcóatl se compone de dos palabras: Quetzal, que se refiere a las plumas y al pájaro sagrado que conecta la tierra con el cielo, y Cóatl, que en lengua azteca significa serpiente. El quetzal es un pájaro con plumas en forma de cola de cometa, que vive en Centro América.

Kukulkan, el nombre maya para Quetzacóatl, significa la serpiente emplumada que viene del cielo. Representa el campo de fuerza Quetzalcóatl del Amor Crístico cósmico de la Kundalini.

foto starviewer.wordpress