Ecuador. viernes 15 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Río apura los preparativos de su multitudinaria fiesta de Año Nuevo

Río de Janeiro, (EFE).- La ciudad brasileña de Río de Janeiro apuraba hoy los preparativos de la fiesta de Año Nuevo, que será una de las más multitudinarias del mundo y que congregará mañana en la playa de Copacabana a cerca de dos millones de personas.


Publicidad

Los empleados de la empresa municipal de obras daban hoy los últimos retoques a los cuatro imponentes escenarios instalados a lo largo de los cuatro kilómetros de arena, ante la atenta mirada de miles de turistas que paseaban por la playa bajo un cielo encapotado.

La fiesta de Año Nuevo va a estar animada por artistas locales, como la cantante de samba Beth Carvalho y la banda de rock O Rappa, y tendrá como estrella al pinchadiscos francés David Guetta.

En el momento culminante, a la medianoche, se quemarán 24 toneladas de fuegos artificiales, que iluminarán el cielo de Río durante 16 minutos y 30 segundos, según dijeron las autoridades locales.

La quema de fuegos estará a cargo de la empresa española Pirotecnia Igual, de Barcelona, ganadora de una licitación pública, y se realizará a unos pocos metros de la costa desde once balsas flotantes que comenzaron a ser remolcadas hoy a su respectiva ubicación.

Cerca de 30.000 turistas presenciarán el espectáculo pirotécnico a bordo de diez cruceros transatlánticos y decenas de yates, algunos de los cuales ya habían sido anclados hoy frente a la playa.

Acompañando la quema de fuegos, se van a proyectar sobre el escenario principal una serie de imágenes tridimensionales de motivo ecologista, que van a servir de aperitivo para la cumbre de la ONU sobre desarrollo sostenible Río+20, que se celebrará en esta ciudad el próximo junio.

Se espera que dos millones de personas, entre ellos unos 700.000 turistas, reciban el año entrante en Río, en su mayoría vestidos de blanco, en símbolo del deseo de paz para el año entrante.

Aunque de uso minoritario, el amarillo pastel es otro color habitual en la fiesta de año nuevo, en representación del dinero, según manda la tradición brasileña.

Muchos brasileños aprovecharon el día de hoy para cumplir con la tradición de origen africano de realizar una ofrenda floral a Yemanyá, divinidad de los mares, dejando un reguero de pétalos blancos y tallos por la arena.

Cada 29 de diciembre los “umbandistas” hacen una procesión con una imagen de Yemanyá y botan en el mar barcos de miniatura con lazos atados en sus mástiles, en los que escriben deseos para el año nuevo.

La ofrenda a Yemanyá es una tradición que ha trascendido a la propia religión y que ahora la practica gran parte de la población carioca. EFE

mp/aaj