Ecuador. martes 12 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Niña de siete años cae por ducto del ascensor de hospital Baca Ortiz

Nayelly Anahí Naranjo Bonilla, una niña de 7 años, está en terapia intensiva del Hospital Baca Ortiz de Quito luego de haber sufrido un trágico y absurdo accidente el pasado viernes, en las instalaciones de la casa de salud infantil cuando se precipitó por el ducto de un ascensor averiado. Ese día, Nayelly Anahí había sido dada de alta y subió con otros niños al cuarto piso del hospital a presenciar un programa social que se había organizado, probablemente por tratarse del Día de Reyes, y al salir junto con su madre se acercaron a la salida más cercana. Nayelly Anahí quiso ingresar al ascensor cuya puerta se abrió pero al desconocer que estaba fuera de servicio cayó por el ducto. Actualmente se desconoce el estado de su salud de la niña. Este medio ha tratado de conseguir una versión de las autoridades del Hospital pero hasta que esta nota fue redactada no habían respondido. Durante el día se proporcionará más detalles sobre este suceso. Este hecho ha sido denunciado por Laura Salazar Marín y Érika Ricaurte Mena, abogadas de la familia Naranjo Bonilla quienes en un documento enviado a este medio dan su versión sobre lo ocurrido. Según la narración de las abogadas, Nayelly Anahí se había recuperado satisfactoriamente en el hospital pero antes de que salga a su casa fue invitada a un festejo en el cuarto piso. “La niña junto con su madre se dirigen hasta la salida más cercana, un ascensor, desconociendo que el mismo esta fuera de uso desde hacia ya mucho tiempo y que el mismo no contaba con ningún aviso de su daño o fuera de funcionamiento y, además sus puertas no estuvieron clausuradas de manera que cualquiera podía abrirlas. La niña se acercó a la puerta del mismo y esta se abrió. Sin embargo, el ascensor estaba fuera de funcionamiento. “La niña cayó al vacío hasta el subsuelo” del hospital, dice la carta de las abogadas. Como el ascensor se encontraba fuera de servicio desde hace mucho tiempo, hubo una demora de 20 minutos en rescatar a la niña. “El personal ya se había olvidado donde quedaba la puerta de acceso al mismo para ir a rescatar a la niña” agregan las abogadas quienes hablan de “negligencia administrativa” del Hospital por “no sellar las puertas de un ascensor dañado y no poner ningún aviso de que está fuera de funcionamiento”. La denuncia agrega que personal administrativo del Hospital Baca Ortiz y del Ministerio de Salud Pública se dirigieron al lugar de los hechos y “por la noche se acercaron a los padres y ofrecieron pagar los gastos producto de operación, recuperación, y medicinas de la niña”. Por lo que se dice en el documento, la familia de la niña vive en Guayaquil y las abogadas de la familia niegan que haya llegado a un acuerdo económico con el Gobierno para no emprender acciones legales. “Debemos aclarar que no hemos iniciado ninguna cuestión legal por obtener la atención breve de la autoridades y el hecho de que de buena fe la familia confía en que cumplirá el Hospital Baca Ortiz con lo ofrecido, pero aclaramos que de ningún modo se ha pedido dinero y ni el Hospital Baca Ortiz ni el Ministerio de Salud Pública han ofrecido y menos aún han entregada ninguna cantidad de dinero”, dicen las abogadas.


Publicidad

Fuente: diario El Comercio