Ecuador. sábado 16 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Cuencana se convierte en primera donante de placenta

Marisa Melina, de 32 años, se convirtió en la primera donante ecuatoriana de placenta en el Ecuador, al disponer la entrega de este tejido luego de dar a luz, el jueves, a su primogénita Camila Micaela.


Publicidad

Melina reveló que hace unas tres semanas se enteró de la inauguración del Banco de Tejidos en Quito y la posibilidad de donar la placenta para tratamientos de pieles especialmente de niños, por lo que consultó con su esposo que es médico y con el ginecólogo que siguió su embarazo.

Tras tomar la decisión de donar este tejido, comunicó a la oficina del Organismo Nacional de Trasplantes de Órganos y Tejidos, Ontot, en Cuenca, y su director, Fernando Orbe organizó la procuración (proceso de extirpación y transporte) de la placenta conjuntamente con el personal del hospital regional Vicente Corral Moscoso.

“Es la primera vez que en Ecuador se dona una placenta con la posibilidad de ser utilizada en tratamientos, en esta ocasión para piel, pero en corto plazo también se prevé utilizarla en casos de VIH, hepatitis, diabetes, y leucemia”, aseguró Orbe.

El galeno dijo que hasta ahora Ecuador compraba placentas y piel para este tipo de tratamientos en el exterior, y que un centímetro cuadrado de estos tejidos alcanza los 150 dólares.

La placenta de la mamá de Camila Micaela, podría aportar con 14 centímetros, ya que la niña pesó seis kilos al nacer y la cantidad del tejido disponible depende del peso de los recién nacidos, por lo que no existe un promedio utilizable.

Una vez que el Banco de Tejidos realice las pruebas de laboratorio que determinen la historia de compatibilidad sanguínea y se compruebe que el tejido está sano, se lo podrá utilizar en terapia constructiva o cicatricación en pacientes con quemaduras graves.

María Eugenia Bustamente, médico responsable de que el tejido donado llegue a Quito en condiciones óptimas, señaló que utilizó fundas esterilizadas en gas y manipuló delicadamente el tejido para evitar desprendimiento de la cubierta, que es la que se utilizará como vendas naturales en los pacientes que la requieran.

Bustamante, quien también se encarga del Banco de Córneas en Cuenca, dijo que se capacitó para trabajar en la procuración de los tejidos y que a más de córneas y placentas, el Banco de Tejidos prevé a futuro la donación y trasplante de piel y hueso.