Ecuador. jueves 14 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Ecuador destruye once bombas de EEUU abandonadas en Galápagos

Quito, 17 ene (EFE).- Ecuador culminará hoy la destrucción de once bombas de Estados Unidos de la II Guerra Mundial, la mayor de ellas de más de 200 kilos, que fueron halladas en 2010 por pescadores en las Islas Galápagos, informó el Ministerio de Defensa.


Publicidad

El delegado del ministro de Defensa para la destrucción de las bombas de Galápagos, Xavier Drouet, explicó a Efe que ayer se explotaron “con éxito” las primeras seis bombas, mientras que hoy se destruirán las otras cinco.

Drouet relató que los estadounidenses tenían una base militar en Baltra, por lo que este armamento fue utilizado por soldados de ese país “para realizar pruebas de disparo” durante la II Guerra Mundial, pero aunque eran sólo para ensayo contenían explosivos.

Desde que se hallaron las bombas en octubre de 2010, éstas han estado almacenadas en la Capitanía de Puerto Ayora, en la Isla de Santa Cruz, pero el Ministerio de Defensa decidió destruirlas porque representan “un gran riesgo para la población”, expuso Drouet.

Puesto que los explosivos pertenecían a Estados Unidos, un grupo de soldados ecuatorianos viajó al estado de Oklahoma, donde militares de ese país les capacitaron sobre la composición de este armamento y cómo debía ser destruido.

La explosión de las bombas la está llevando a cabo conjuntamente los soldados, los policías y los bomberos en la zona militar de la Isla de Baltra, donde no viven personas, y también “se está teniendo cuidado para no afectar a ninguna especie” de las Galápagos, aseguró Drouet.

Para prevenir daños, explicó, las bombas son enterradas en un hueco de tres metros de profundidad por dos de ancho, donde son detonadas.

Además, la destrucción se realiza a partir de las de las 14.00 hora local (20.00 GMT), para no afectar al turismo, ya que en Baltra no hay infraestructura hotelera y sólo tiene visitantes durante el día.

Las bombas son transportadas de una en una en vehículos separados, en lugar de llevarlas todas juntas, para evitar que si una estalla provoque una explosión mayor, dijo el delegado ministerial.

Asimismo, los militares han habilitado “un hospital aéreo con 20 camillas” por si hubiera algún herido, que sería trasladado a Guayaquil.

En octubre de 2010, pescadores de Galápagos hallaron en el fondo marino de la Isla de Bartolomé las once bombas mientras llevaban a cabo una operación rutinaria de limpieza de botellas y plásticos.

El Ministerio de Defensa informó que se trata de 9 bombas ANM30, una ANM57 y otra ANM64, mientras que Drouet destacó que la más pequeña pesa unos 45 kilos y la más grande alrededor de 226.

En octubre, el momento del hallazgo, el teniente naval Washington Tomayo relató a Efe que entre 1939 y 1946 los estadounidenses tenían en Galápagos la base militar de Baltra, por lo que en la región se han encontrado otras bombas, pero la gran singularidad de éstas es su tamaño.

“Son las más grandes que nunca se hayan encontrado. Tienen entre un metro, y un metro y medio de largo, y tres centímetros de diámetro”, detalló Tomayo.

El oficial explicó que con el movimiento oceánico “la arena tapó las bombas” y por eso tardaron tanto en encontrarse.

En la base militar de Baltra había 16.000 soldados y era importante para el Ejército americano por su estratégica situación en medio del Pacífico.

Las Islas Galápagos fueron el primer lugar del planeta inscrito en la Lista del Patrimonio Mundial, en 1978 y cada año llegan miles de turistas a la zona. EFE

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=KikHE-MpFqk[/youtube]