Ecuador. viernes 15 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Mexicano invitado al discurso de Obama lucha para no ser deportado

El mexicano Gabino Sánchez, un indocumentado de 27 años que asistió como invitado al último discurso del Estado de la Nación del presidente Barack Obama, fue autorizado exte jueves a permanecer en Estados Unidos hasta el mes de octubre, lo que aleja por ahora la amenaza de la deportación.


Publicidad

El juez de inmigración Barry Pettinato, de Charlotte (Carolina del Norte), extendió hasta octubre el permiso de estadía de Sánchez, a la espera de que el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) decida con respecto a su solicitud para ampararse al programa de Acción Diferida para Llegados en la Infancia (DACA).

Sánchez, que llegó a EE.UU. con 15 años y hoy tiene 27, además de dos hijas estadounidenses, dijo a Efe que está “más tranquilo”, pues ganó tiempo para su lucha por evitar la deportación.

Estoy más tranquilo y sigo con mi vida, pero todavía no se resuelve mi problema migratorio, y ojalá me acepten la aplicación de DACA y pueda quedarme“, afirmó Sánchez al salir de la audiencia acompañado de la líder comunitaria Diana Salazar.

En mayo pasado recibió el beneficio de una medida procesal que le permitió obtener permiso de trabajo, seguro social y una licencia de conducir,

Marty Rosenbluth, director ejecutivo del Proyecto de los Derechos de los Inmigrantes de Carolina del Norte y abogado del inmigrante, explicó que la extensión de la estadía de Sánchez es la “única medida” disponible para evitar que sea deportado, “ya que es muy difícil conseguir una cancelación de la deportación en base a circunstancias extremas”.

El joven mexicano reside desde los 15 años en la pequeña localidad de Ridgeland, en el sur de Carolina del Norte, donde ha trabajado en la jardinería y la construcción.

El caso de Sánchez recibió notoriedad al ser conocido por el congresista Luis Gutiérrez durante una charla comunitaria a la que asistió en 2011 para conocer las consecuencias de la aplicación de la nueva ley de inmigración de Carolina del Sur, que siguió el modelo de la legislación de Arizona.

El congresista Gutiérrez asistió personalmente el año pasado a varias audiencias de inmigración del caso del mexicano y este año le invitó personalmente a asistir a la sesión en el Congreso en la que Obama hizo el primer discurso del Estado de la Nación de su segundo mandato, el pasado 12 de febrero.

Sánchez dijo hoy a Efe que fue una experiencia “inolvidable” y manifestó su confianza en que en este nuevo mandato de Obama demócratas y republicanos se pongan de acuerdo para aprobar una reforma migratoria.

Lo que observé ese día fue una unidad entre republicanos y demócratas por el tema migratorio, y ojalá que así sea, porque siguen deportando a la gente y separando familias“, concluyó. EFE