Ecuador. jueves 14 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Una marea humana cubre San Pedro

CIUDAD DEL VATICANO (AP) — Una multitud entusiasta acompañó el martes al papa Francisco en la misa de inauguración de su papado, en una plaza San Pedro bañada por un tibio sol que preanuncia la primavera europea.


Publicidad

Una marea humana cubrió no solo la gigantesca y hermosa plaza, sino también la amplia vía de la Conciliación, que une Roma al Vaticano.

Con numerosas banderas que no cesaron de flamear, con gritos de viva el papa, con carteles, los fieles participaron activamente en la misa pública, a la cual asistieron 132 delegaciones oficiales provenientes de todo el mundo y más de 200.000 personas.

Terminada la misa, la gente permaneció en la Plaza San Pedro, como si no quisiera que terminara una ceremonia que con seguridad no olvidará en su vida.

A pesar que se trata de un viaje largo y caro, fueron numerosos los argentinos que desoyendo al pontífice, que los invitó a no venir y de dar el dinero a los pobres, corrieron a tomar el primer avión que los trajo a Italia.

Ana María Carvallo, de 39 años, se vino de Fiumicino al Vaticano porque “no podía perderme esta ceremonia porque yo trabajo en Buenos Aires, en Cáritas, y estuve mucho tiempo muy cerca del papa”.

“Es una alegría muy grande para Argentina, para América Latina y para una que compartió muchas cosas cotidianas con él, así que valió la pena este sacrificio económico y lo decidí de un día para otro”, contó.

“El nos pidió que no viniéramos, que le diéramos la plata a los pobres, pero esta vez no le hice caso y me di este regalo de estar aquí en Europa, donde nunca había estado, y porque sé que no lo podré ver de nuevo por mucho tiempo”, dijo.

“Aquí nos han preguntado si el papa es así, como se le ha visto en estos días, modesto, sencillo, y yo les digo, si, es así, y más también”, manifestó.

Marcos Ramírez, de 41 años, es de Resistencia en el norte de Argentina, vive en Milán, y llegó hasta el Vaticano con un cartel donde está escrito “La herida sigue abierta”, que “es lo que dijo el papa Francisco cuando era arzobispo de Buenos Aires al volver los soldados de las Malvinas”.

Señaló que le “pareció espectacular que la presidenta argentina, Cristina Fernández, le hubiera pedido la mediación al papa por las Malvinas, “porque es una herida que tenemos abierta los argentinos”.

Ramírez dijo que no tuvo una participación directa en ese conflicto, “pero tengo amigos y vecinos que participaron, por lo tanto, no quiere decir que no lo pueda recordar”.

Patricia Dasten, 50, también vino directamente de Buenos Aires, “a pesar que me costó caro porque las compañías de aviación se aprovecharon y aumentaron los precios de los pasajes.

“Pero quería estar acá porque es una ocasión muy linda para Argentina y para América Latina, que alguien la represente, con un pensamiento más cercano a la gente sencilla, como tenemos en nuestra región”, expresó.

La chilena Carmen Gloria Soto, 58, aseguró que es un día inolvidable para todos, especialmente para Sudamérica. “Yo vivo en Roma desde hace 34 años, pero nunca había vito un espectáculo como este”.

* El papa Francisco saluda a miles de personas reunidas en la Plaza de San Pedro, en el Vaticano, el martes 19 de marzo de 2013, antes de asistir a una misa con la que dar· inicio formal a su pontificado. (Foto AP/Gregorio Borgia)