Ecuador. lunes 11 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Libro recuerda a embajador sueco que salvó a cientos de chilenos

Santiago de Chile, 30 abr (EFE).- Un libro que será presentado hoy en Chile recuerda la vida del exembajador sueco Harald Edelstam, que salvó a cientos de chilenos durante la dictadura de Augusto Pinochet y que inspiró la película “El Clavel Negro”.


Publicidad

El libro, titulado “Harald Edelstam, héroe del humanismo, defensor de la vida”, rescata toda la trayectoria del diplomático (1913-1989) en defensa de los derechos humanos cuando se cumplen cien años de su natalicio.

La publicación será presentada este martes en el Museo de la Memoria y los Derechos Humanos de Santiago con la presencia de sus autores, el chileno Germán Perotti, que se exilió en Suecia, y el sueco Jan Sandqvist; así como de la actual embajadora de Suecia, Eva Zetterberg.

Esta actividad se enmarca en una serie de actos programados por la embajada de Suecia y por la Corporación Harald Edelstam, y que incluye la difusión de un vídeo con entrevistas a personas a las que el diplomático rescató, entre ellos la diputada Denise Pascal y el escritor Poli Délano.

“Todos los testimonios que hemos recogido coinciden en que su compromiso iba más allá de cualquier afiliación política. Era un compromiso con los derechos fundamentales del ser humano”, señaló en un comunicado la presidenta de la Corporación, Rossana Dresdner.

Edelstam fue enviado en 1941 al Berlín de la Alemania nazi y luego fue asignado a Oslo, entre 1942 y 1944. En Berlín, Edelstam ayudó a familias judías perseguidas por el régimen nazi, y en Oslo protegió a miembros de la resistencia contra el gobierno pronazi de Noruega.

En esa etapa se le dio el apodo de Clavel Negro, que conservó el resto de su vida.

Llegó a Chile en 1972, bajo el Gobierno del presidente Salvador Allende, y después del golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973 protegió y ayudó a personas de distintas nacionalidades, solicitando para ello apoyo a otros diplomáticos.

Dio asilo a más de 500 perseguidos políticos chilenos y salvó a 40 refugiados uruguayos de ser fusilados en el Estadio Nacional.

Además, evitó que los militares entraran a la Embajada cubana y detuvieran a los diplomáticos y refugiados chilenos allí presentes, y declaró el inmueble parte de la Embajada sueca, otorgando inmunidad diplomática a todos los que se encontraban dentro.

La dictadura militar lo declaró persona non grata, por lo que tuvo que abandonar Chile en diciembre de 1973.

Edelstam terminó su carrera diplomática en Argelia, donde se desempeñó como embajador de 1974 a 1979. Falleció el 16 de abril de 1989. EFE

frf/gs/lnm

Sitio web imagen: edelstamprize.org