Ecuador. sábado 16 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Obama consuela a víctimas de tornado en Oklahoma

MOORE, Oklahoma, EE.UU. (AP) — El presidente Barack Obama visitó el domingo Moore, una comunidad de Oklahoma devastada la semana pasada por un tornado, donde consoló a personas afectadas por las pérdidas de sus familiares y sus propiedades, y prometió que el gobierno federal “los ayudará durante todo el camino”.


Publicidad

El extraordinariamente poderoso fenómeno que azotó Moore tuvo categoría EF5, el máximo posible en la escala de Fujita usada para medir esa clase de meteoros.

“Sólo soy un mensajero”, dijo el presidente, añadiendo que “la gente está con ustedes en todo Estados Unidos. Les ofreció apoyo moral y financiero a raíz del monstruoso tornado que causó la muerte a 24 personas, entre ellos 10 niños, el lunes por la tarde.

Junto a la gobernadora de Oklahoma, Mary Fallin, y otros funcionarios estatales y federales, Obama señaló lo significativo de las labores de reconstrucción y dijo que “nuestros corazones están con ustedes”.

La Casa Blanca informó que la Dirección de Control de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés) ya ha entregado 57 millones de dólares en reembolsos e incentivos para ayudar a construir unos 12.000 refugios contra tornados en Oklahoma. “Estos refugios pueden marcar la diferencia entre la vida y la muerte”, dijo el portavoz presidencial Josh Earnest a los reporteros que acompañaban al presidente a bordo del avión presidencial a Oklahoma.

Para Obama, la visita del domingo ya forma parte de una imagen bastante familiar.

Cinco meses después de comenzar su segundo mandato, el presidente ha viajado al noreste a consolar a los habitantes de Boston a raíz de las explosiones en la maratón y ha visitado Connecticut y Arizona a fin de reconfortar a las personas traumatizadas por ataques armados. También ha asumido el papel de reconfortar a los estadounidenses afectados por explosiones de plantas y desastres en minas, sin mencionar una serie de desastres naturales en lugares como Joplin, Misurí, que fue destruido por un tornado y la costa de Nueva Jersey, que fue devastada por la supertormenta Sandy el año pasado.

En cuanto tocó tierra en Oklahoma, Obama instó al pueblo estadounidense a contribuir, mencionando que unas 1.200 viviendas quedaron destruidas y que los daños son “muy difíciles de comprender”.

Poco después de su llegada en un día parcialmente nublado, Obama pasó en su caravana junto a campos llenos de escombros y observó un grado de devastación tal que parecía que había caído basura del cielo. Su primera parada fue en la destrozada escuela primaria Plaza Towers, donde siete alumnos perdieron la vida cuando el tornado convirtió el edificio de un piso en un montón de concreto destrozado y metal retorcido.

Obama caminó a lo largo de la calle Eagle Drive, con la escuela demolida a la izquierda, y a la derecha viviendas destruidas hasta donde alcanzaba la vista. Había vehículos volcados y juguetes, libros infantiles, muebles destrozados y material de aislamiento térmico arrancado de las paredes.

“Esta es una comunidad fuerte”, aseveró. “No hay duda alguna de que se recuperará. Pero necesitan ayuda”.

Obama se reunió con la familia Lewis, que perdió su vivienda, ubicada detrás de la escuela, y les dijo que lo importante es que sobrevivieron y que las cosas materiales se pueden reemplazar.

“¡Qué desastre!”, le dijo Obama a Zack, hijo de la familia, alumno de tercer grado de la escuela destruida. El padre de Zack, Scott, entró corriendo a la escuela antes de que llegara el tornado y pudo llegar al refugio contra tornados que tiene en su casa.

“Esa es una gran historia que contar”, le dijo Obama al niño. “Esto es algo que no se te olvidará nunca”.

Obama poco después se reunió en privado con los familiares de las víctimas en la Estación de Bomberos de Moore No. 1, que fue adaptada en un centro de comando con decenas de socorristas sentados donde normalmente se estacionaban las motobombas. Obama destacó cómo habían salvado tantas vidas “en medio de la devastación”.

Obama fue recibido en la Base Tinker de la Fuerza Aérea por la gobernadora Fallin, quien había expresado cuánto apreciaba su visita, pero que su estado necesitaba una rápida acción por parte de la FEMA.

___

Foto AP