Ecuador. martes 12 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Encuentran cinco cadáveres de los doce muchachos secuestrados en un bar de México

Archivo - En esta composición de imágenes tomadas de afiches hechos por familiares se ve a 10 de los 12 jóvenes secuestrados el 26 de mayo de 2013 de un bar en una zona turística de la ciudad de México. Ricardo Martínez, abogado de los familiares de los jóvenes, dijo el jueves 22 de agosto de 2013 que las autoridades descubrieron 13 cuerpos en las afueras de la capital e indagan si se trata de ellos. De izquierda a derecha en la hilera superior: Josué Piedra Moreno, Aarón Piedra Moreno, Rafael Rojas, Alan Omar Athiencia Barragón y Jennifer Robles González. De izquierda a derecha en la hilera inferior: Jerzy Ortiz Ponce, Said Sánchez García, Guadalupe Morales Vargas, Eulogio Foseca Arreola, Gabriela Tellez Zamudio. (AP foto/Marco Ugarte, Archivo)

MEXICO (AP) — Cinco jóvenes más de los 12 secuestrados en un bar de la Ciudad de México hace tres meses han sido identificados, lo que hace aumentar a 10 aquellos cuya identidad se conoce, después que las autoridades encontraron una fosa clandestina en las afueras de la capital, informaron familiares el domingo después de hablar con funcionarios.


Publicidad

Julieta González, madre de la víctima Jennifer Robles, dijo que funcionarios de la Procuraduría General de la República les informó en una reunión que 10 de los restos de víctimas encontradas en un rancho de Tlalmanalco, a 56 kilómetros de la capital, han sido identificados. Su hija fue identificada por sus tatuajes e impresiones dentales, así como pruebas de ADN, pero aun así González expresó desconfianza en los estudios del gobierno y exigió que expertos independientes analicen los restos.

“Hasta que yo tenga el cuerpo de mi hija, voy a decir esta es mi hija”, dijo González. Agregó que aún no han entregado los restos a familiares porque los exigen pruebas adicionales.

La procuraduría federal informó el viernes que identificaron a una persona completamente por estudios genéticos y a cuatro más por tatuajes e impresiones dentales. Ningún funcionario federal reveló el domingo la información compartida con las víctimas.

Ricardo Martínez, abogado de dos familias de víctimas, reveló que Jerzy Ortiz, de 16 años, y Said Sánchez, de 19, también fueron identificados por autoridades, según les informaron funcionarios de la Subprocuraduría de Derechos Humanos.

“Todas las familias se sintieron muy mal. No es fácil”, dijo Martínez.

El abogado agregó que un equipo de forenses expertos de Argentina se reunirá esta semana con la Procuraduría para acordar cómo se analizarán los restos.

“La prueba es científicamente aceptable. Tiene un porcentaje muy alto, pero bueno, la familia quiere una confirmación de otra gente externa”, expresó Martínez. “Eso da más certidumbre”.

Las familias informaron que el miércoles se reunirán de nuevo con autoridades federales para mostrarles la ropa que encontraron en el rancho de donde se sacaron los cuerpos el jueves.

Los 12 jóvenes desaparecieron a plena luz del día del bar Heaven el 26 de mayo, a sólo una cuadra del Paseo de la Reforma, una de las arterias principales y más concurridas de la capital. Cinco vehículos llegaron al club nocturno Heaven a mediodía de aquel domingo soleado, y subieron a los ocho hombres y cuatro mujeres aparentemente por órdenes de los secuestradores, muestran los videos de vigilancia.

Dos dueños del bar Heaven, Mario Ledezma y Ernesto Espinosa Lobo, fueron arrestados, así como otras cuatro personas.

El secuestro y asesinato ha causado un gran impacto porque dejó al descubierto una batalla de pandillas por el control del lucrativo negocio de las drogas en los bares y clubes nocturnos más lujosos de esta megalópolis, que había sido un oasis de calma durante los casi siete años de guerra contra las drogas en el país.

Las familias reclaman que fiscales de la Ciudad de México, a cargo de la investigación, condujeron indebidamente la investigación y restaron importancia a las desapariciones por tratarse de víctimas de Tepito, un barrio peligroso cerca del centro de la capital considerado la meca del contrabando y comercio informal.

Los restos fueron encontrados cubiertos con cal y asbesto sólo después de que investigadores federales se incorporaron a la pesquisa.

Un funcionario federal dijo que los cuerpos encontrados en el rancho La Negra estaban decapitados y algunos mutilados, un reflejo macabro de los brutales actos de los cárteles del narcotráfico en otras zonas del país. El funcionario habló a condición de no ser identificado porque no estaba autorizado a hablar de la investigación en curso.