Ecuador. lunes 18 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

El papa visita Asís, el pueblo de San Francisco

ASIS, Italia (AP) — El papa realizó un peregrinaje este viernes al poblado italiano de Asís en seguimiento de los pasos de San Francisco, el fraile del siglo XII que renunció a una vida de riquezas y disolución para abrazar la pobreza y el servicio a los pobres.


Publicidad

De acuerdo con la tradición, Dios le dijo a San Francisco que reparara “mi casa”.

En palabras y obras, el primer pontífice en tomar el nombre del santo ha especificado claramente cómo desea seguir esa orden. Francisco intenta dar forma a una Iglesia que reciba a todos, pero especialmente a los más marginados, con una jerarquía eclesiástica digna de su grey de 1.200 millones de personas.

A continuación presentamos algunos de los objetivos principales del papa en su intento por reorganizar la Iglesia para que sea la institución que San Francisco hubiera querido.

UNA IGLESIA “QUE ES POBRE Y PARA LOS POBRES”

El papa Francisco se reunió con los pobres en Asís y exigió que los fieles se “despojen” de su apego mundano a las riquezas, que dijo está matando a la Iglesia y a sus almas. Hizo esa exhortación durante la escala más evocadora del día, en la sencilla habitación donde San Francisco se despojó de su ropa, renunció a su riqueza y se comprometió a vivir en pobreza. Desde que se convirtió en pontífice en marzo, Francisco ha especificado claramente que uno de sus principales objetivos es una Iglesia humilde, que busca a los más pobres y les da esperanza. El “papa de los barrios bajos”, como se le conoce debido a sus labores en las villas miseria de Argentina, denunció recientemente la “idolatría” del dinero y alentó a los que carecen de la “dignidad” de un trabajo.

UNA IGLESIA QUE RECIBE A TODOS, INCLUSO A LOS ATEOS

En su primera audiencia pública tras su elección, Francisco hizo una excepción inusual: en reconocimiento de que no todos los presentes en la sala eran cristianos o incluso creyentes, el pontífice ofreció una bendición sin la tradicional fórmula o gesto católicos, diciéndoles que bendeciría a cada uno en silencio “respetando su conciencia, pero sabiendo que cada uno de ustedes es un hijo de Dios”. Ese respeto para la gente de otras creencias o ninguna se ha convertido en un sello del papado de Francisco a medida que busca activamente a los ateos para sostener un diálogo. Asís es conocido como un sitio de diálogo ecuménico, un poblado que atrae a personas de todas las creencias —y a los ateos— a visitar la basílica que domina la colina y sus magníficos frescos de Giotto.

*Un niño fotografía al papa Francisco durante su reunión con gente pobre en la residencia del arzobispo en Asís, Italia. (Foto AP/Alessandra Tarantino)