Ecuador. viernes 15 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Legislador peruano sale del closet y abre polémica

La revelación de la homosexualidad del congresista Carlos Bruce, autor de un proyecto de ley de Unión Civil entre personas del mismo sexo en Perú, ha abierto un debate sobre un supuesto conflicto de intereses sobre este tema.

Lima, 19 may (EFE).- La revelación de la homosexualidad del congresista Carlos Bruce, autor de un proyecto de ley de Unión Civil entre personas del mismo sexo en Perú, ha abierto un debate sobre un supuesto conflicto de intereses sobre este tema.


Publicidad

En una entrevista publicada el fin de semana por el diario El Comercio, Bruce ministro de Vivienda durante el Gobierno de Alejandro Toledo (2001-2006), dijo que es gay y está “orgulloso de pertenecer a ese grupo de personas que son tan valiosas para Perú”, y señaló que ha recibido amenazas de muerte por su iniciativa legal.

Aunque sus declaraciones recibieron de inmediato una gran cantidad de mensajes de apoyo de políticos y personajes nacionales, horas después se manifestaron otras posiciones dirigidas a cuestionar la viabilidad del proyecto de Bruce.

Fue la congresista fujimorista Martha Chávez quien señaló en su cuenta en la red social de Twitter: “Pienso que hubiera sido justo que el congresista Bruce al presentar el proyecto de Unión Civil hubiera señalado lo que sabía: que el proyecto lo beneficiaba”.

El también fujimorista Julio Rosas, quien es un conocido representante del credo evangélico, coincidió hoy con Chávez y dijo que el caso de Bruce deberá ser analizado por la Comisión de Ética del Congreso.

“Personalmente considero que debemos seguir protegiendo y defendiendo a la familia, como reconoce la Constitución política del Perú, siempre he dicho que las atracciones sexuales requieren libertades, pero no leyes especiales”, señaló en declaraciones al Canal N.

Sin embargo, el presidente de la Comisión de Justicia del Congreso, Juan Carlos Eguren, consideró que Bruce no ha entrado en un conflicto de intereses y dijo que no cree que su confesión “ayude o perjudique el debate de la unión civil”.

“El Congreso toma sus decisiones en función de otros criterios y particularmente la comisión de Justicia lo hace con criterios estrictamente jurídico”, remarcó.

Al comentar estas declaraciones, Bruce, un economista de 57 años divorciado y con dos hijos adultos, declaró hoy a los periodistas que si se aplica el criterio de sus detractores también se podría hablar de conflictos de intereses si presenta un proyecto para mejorar las comisiones que otorgan los bancos, ya que él tiene una cuenta bancaria.

“Acá cuando se habla de conflicto de interés esto tiene que ser por un beneficio particular, es decir soy una ley que promuevo beneficia a mí o a los míos” comentó antes de decir que su proyecto no se refiere “a cosas materiales, sino a derechos humanos”.

Bruce explicó el domingo que su proyecto incluye los derechos de patrimonio compartido y parentesco de primer grado, que permite a ambos cónyuges compartir derechos de herencia y participan de la sociedad de gananciales y otros derechos.

No obstante, no está incluida la adopción porque “hasta que no haya una conclusión clara y científica (sobre el mejor desarrollo de un niño), el Estado debe proteger al menor”, según dijo.

Así como el proyecto de Bruce, también están a la espera en la Comisión de Justicia las propuestas de los congresistas Chávez y Rosas, quienes plantean, cada uno de manera distinta, el otorgamiento de derechos patrimoniales para personas del mismo sexo, figura distinta a la Unión Civil.

El pasado 12 de abril, miles de personas marcharon por las calles de Lima a favor de esta iniciativa legislativa, aunque una reciente encuesta reveló que la mayoría de peruanos está en contra de la Unión Civil a pesar de que apoya los derechos de los homosexuales.

La semana pasada la denominada Coordinadora Nacional Profamilia entregó al Congreso un millón de firmas en respaldo a la petición de archivar el proyecto legislativo de Bruce.

El legislador dijo hoy que estas reacciones eran “previsibles en un país conservador” como Perú y anunció que su proyecto puede ser debatido durante la segunda semana de julio próximo.

“Yo no tengo mayor apuro, este es un proyecto que el mayor valor que tiene es que lo debatamos”, concluyó. EFE