Ecuador. jueves 14 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

El mayor tesoro enterrado de la historia de EE.UU., a la venta

arias de las más de 1.400 monedas de oro que una pareja de California encontró enterradas en febrero en el jardín de su casa y que han sido bautizadas como “el mayor tesoro de la historia de EE.UU.” salieron a la venta este martes

San Francisco (EE.UU.), 28 may (EFE).- Varias de las más de 1.400 monedas de oro que una pareja de California encontró enterradas en febrero en el jardín de su casa y que han sido bautizadas como “el mayor tesoro de la historia de EE.UU.” salieron a la venta este martes tras ser expuestas en un museo de San Francisco.

Las monedas en su conjunto, acuñadas entre 1847 y 1894, han sido valoradas en más de 11 millones de dólares (8 millones de euros), aunque la pareja que las encontró, que ha preservado en todo momento el anonimato, ha decidido conservar algunas de ellas, mientras que el resto han sido puestas a la venta en el portal de internet Amazon.

Antes de que el tesoro hallado en el condado del Oro (Gold County) en Sierra Nevada saliese a la venta, sesenta monedas se han expuesto al público en la antigua Casa de la Moneda de San Francisco, un edificio inaugurado en 1854 y que actualmente sirve de museo, y una de ellas ha sido subastada entre los asistentes por 15.000 dólares (11.000 euros).

La pareja propietaria del tesoro donó la moneda, acuñada en 1874 y con valor nominal de 20 dólares, a la Sociedad Histórica y Museo de San Francisco para que ésta dedicase el dinero recaudado a realizar obras de mejora y rehabilitación en el histórico edificio de la Casa de la Moneda.

Da la casualidad de que este edificio, situado en pleno centro histórico de la ciudad y una de las pocas construcciones que sobrevivió al terremoto de 1906, fue donde se acuñaron 1.312 de las 1.427 monedas de oro de las que consiste el tesoro de Sierra Nevada, bautizado como “Saddle Ridge Hoard”.

“Algunas de estas monedas muestran signos de que llegaron a circular, pero la gran mayoría jamás llegó a ponerse en circulación. Creemos que quienquiera que las enterrase las cogió directamente del banco”, explicó en una entrevista con Efe el subastador de la moneda de 1874 y presidente de la compañía de numismática Kagin’s, Donald Kagin.

Es, precisamente, este hecho el que ha dado pie a incontables especulaciones y teorías sobre el origen del tesoro enterrado, desde aquellas que apuntan al asaltante de diligencias inglés Black Bart, hasta las que responsabilizan directamente a una leyenda del viejo Oeste como Jesse James.

No han faltado tampoco quienes han reclamado el tesoro como propio al asegurar que éste pertenecía a abuelos, tías y parientes lejanos de sus familias, lo que ha llevado a la pareja autora del hallazgo a evitar a toda costa que su nombre saliese a la luz pública.

Aunque la única moneda subastada hoy ha sido adjudicada por 15.000 dólares -el resto se venden a precio fijo en Amazon-, algunas de las piezas del tesoro llegan a alcanzar por sí solas el valor de hasta un millón de dólares (0,7 millones de euros).

El tesoro de “Saddle Ridge Hoard” se encontraba dentro de ocho latas oxidadas que sobresalían de entre el barro en una zona propiedad de la pareja que las halló, que avistó las latas cuando paseaba a su perro.

El valor comercial de las piezas encontradas se calcula que asciende a más de 28.000 dólares (20.500 euros), pero su rareza las hace muy deseadas por los coleccionistas, por lo que su venta podría superar los 11 millones de dólares (8 millones de euros).

Un porcentaje de los ingresos que obtenga la pareja será destinado a financiar causas benéficas, y otro a sanear su situación económica, ya que tienen problemas para mantener su casa.

Del total de 1.427 monedas de oro, cuatro tienen valor nominal de 5 dólares, cincuenta tienen valor nominal de 10 dólares, y el resto valían en su momento 20 dólares, y fueron acuñadas casi en su totalidad en el área norte de California, que a mediados del siglo XIX vivió el período conocido como “fiebre del oro” durante el que se extrajeron enormes cantidades de este metal precioso. EFE


Publicidad