Ecuador. domingo 17 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Colocan boyas gigantes para reflotar buque encallado en las Galápagos

Quito, 14 jul (EFE).- Técnicos y especialistas iniciaron hoy la colocación de dos boyas gigantes, de 25 toneladas cada una, adheridas al casco del buque Galapaface I, que está encallado desde mayo en la isla de San Cristóbal, en el archipiélago ecuatoriano de las Galápagos, informaron fuentes oficiales.


Publicidad

La nave será remolcada hasta un punto situado 20 millas al este de la reserva marina de las islas, donde será hundida a unos 2.500 metros, de forma que “la afectación a la biodiversidad marina de las islas será nula”, indicó la Dirección del Parque Nacional Galápagos (DPNG), declarado Patrimonio Natural de la Humanidad por la Unesco.

El Galapaface I encalló cerca de Punta Carola el 9 de mayo y las autoridades ecuatorianas decretaron la situación de emergencia en todo el archipiélago como medida de protección de su frágil ecosistema.

El remolcador Tupahue y la gabarra Amistad Offshore llegaron durante este fin de semana a la isla con el material necesario para la puesta a flote, que incluye las dos boyas gigantes, de unos 12 metros de largo, 5 de ancho y 3,5 de alto.

Una vez que las enormes boyas sean soldadas a la nave, se prevé que el miércoles ésta sea puesta a flote mediante un proceso que puede durar unas seis horas y después será remolcada al lugar del hundimiento en un recorrido que se completará en entre 24 y 30 horas.

Un total de 16 personas estarán a bordo del barco durante el traslado y en el momento del hundimiento pasaran a naves auxiliares.

En fases previas se ha efectuado la estabilización del buque y la extracción de todos los materiales de sus bodegas, que albergaban 1.200 toneladas de carga, además del combustible.

La DNPG indicó que llevará a cabo inspecciones del fondo marino de la zona en la que el buque ha estado encallado durante más de dos meses “a fin de determinar el impacto ocasionado”, si bien las muestras de agua tomadas de los exteriores del barco reflejan que no se ha producido impactos considerables en el ecosistema, indicó el parque. EFE