Ecuador. domingo 10 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

La Ruta Inca busca ser declarada Programa de Interés Universal de la Unesco

Ruta Inca

Quito, 28 sep (EFE).- La iniciativa de intercambio educativo Ruta Inca busca ser declarada Programa de Interés Universal de la Unesco, lo que permitiría profundizar el conocimiento y difusión de la cosmovisión indígena de los Andes, sobre todo del Qhapaq Ñan o Camino Inca.


Publicidad

Así lo aseguró a Efe Rubén La Torre, un exdiplomático peruano y fundador de la Ruta Inca, quien se encuentra en Quito para reunirse con autoridades de la oficina regional de la Unesco, con sede en la capital ecuatoriana.

Lo que se pretende, añadió, es que la Ruta Inka sea admitida como programa de interés universal, como lo es la Ruta BBVA Quetzal, un proyecto de educación e intercambio cultural español avalado por la Unión Europea.

La Torre, que es licenciado en relaciones internacionales por la Academia Diplomática del Perú, comentó que la posibilidad de que su iniciativa sea reconocida se afianza gracias a que el Qhapaq Ñan fue declarado recientemente como Patrimonio Cultural de la Humanidad.

De momento, dijo La Torre, en Quito se han hecho “acercamientos” con funcionarios de la Unesco, quienes han advertido de que será difícil el proceso para que la Ruta Inka sea declarada como Programa de Interés Universal.

Esa declaración daría acceso a fondos de la Unesco que permitirían mejorar la organización y la profundización de los objetivos académicos de la ruta, subrayó La Torre.

Y es que actualmente, la ruta se financia con donaciones y la colaboración altruista de personas que mantienen el interés de rescatar la historia y cultura de las comunidades nativas de los Andes.

La Torre señaló que el exiguo presupuesto de la ruta alcanza unos 900 dólares mensuales, pero destacó que es el trabajo voluntario el que mantiene a flote la iniciativa.

La ruta, que comenzó su actividad en 2002, recorre el Camino del Inca que en las épocas prehispánicas unía a todo el territorio de esta civilización conocido como el Tahuantinsuyo y que ahora corresponde a los territorios de Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia, Chile y Argentina.

En su XIII edición, que se efectuará a mediados del próximo año, la Ruta Inka prevé la participación de unos 230 jóvenes de varios países de América y Europa, aunque no se descarta que se inscriban estudiantes de otros continentes.

Incluye la celebración de un “Congreso mundial” sobre el Qhapaq Ñan, que se realizará en Arequipa, y un gran acto de clausura de la travesía en la ciudad sagrada de Machu Picchu.

La Torre explicó que se podrán inscribir estudiantes de todo el mundo, de entre 18 y 25 años de edad, en el portal en internet www.rutainka.org.

Los postulantes deben presentar, como requisito, una monografía sobre el Qhapaq Ñan o sobre la cosmovisión de los pueblos indígenas de la región de los Andes.

Además, los interesados deben pagar el traslado hacia los sitios de inicio de las travesías y la organización se encargará de los demás gastos y servicios, añadió La Torre.

Los participantes, “mayormente, vienen de América Latina y Europa”, aunque también han llegado a anteriores ediciones jóvenes de Asia y Oceanía, agregó.

A los participantes -dijo- la Ruta les ofrece “conocer lugares hermosos”, compartir con las comunidades nativas de la región, disfrutar de su cultura y gastronomía y la oportunidad de ser declarados como “embajadores honorarios de la Ruta Inca”

Y es que esta travesía se convertirá en una “experiencia de vida que difícilmente van a olvidar” y en una oportunidad de conocer principios y saberes ancestrales como la “minga” (trabajo voluntario en quechua), añadió.

La Torre, diplomático de carrera, asegura que los jóvenes podrán asistir a una “escuela de austeridad” en la que se enseña “el amor por la Mama Pacha” (Madre Tierra) y la posibilidad de creer que hay otras alternativas al consumismo. EFE