Ecuador. sábado 16 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Presidenta de CIDH, alarmada por las agresiones a mujeres negras en Colombia

La presidenta de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Tracy Robinson, se mostró alarmada por las agresiones que sufren las mujeres afrodescendientes en Colombia debido al conflicto armado, según informó hoy ese organismo de la Organización de Estados Americanos (OEA).


Publicidad

Robinson, que visitó el país entre el 29 de septiembre y el 3 de octubre en el marco de una investigación sobre la situación de las mujeres y la comunidad de lesbianas, gays, bisexuales, transexuales e intersexuales (LGBTI), mostró su preocupación, especialmente por el uso de la violación para silenciar el trabajo de las líderes comunitarias, según un comunicado de prensa de la CIDH.

Asimismo, aseveró que estas mujeres “todavía se ven afectadas por la discriminación y el racismo persistentes” en Colombia, lo que suele determinar que vivan en situaciones de extrema pobreza y tengan que enfrentarse a barreras en su día a día para acceder a sus derechos fundamentales.

Para obtener estas conclusiones, Robinson se entrevistó con decenas de organizaciones de mujeres en las ciudades de Bogotá, Cali (suroeste) y Cartagena (norte) que le relataron sus experiencias y las de otras mujeres de sus comunidades.

Por ello, recordó al Estado colombiano su obligación de tener en cuenta “las múltiples formas de discriminación que enfrentan regularmente las mujeres afrodescendientes por razones de sexo, raza y condición de pobreza y de facilitar su participación en la elaboración de leyes e intervenciones relativas a sus derechos humanos”.

En ese sentido, subrayó la necesidad de que el Estado actúe con la debida diligencia “para abordar todas las formas de violencia contra las mujeres”, incluidas aquellas que fueron perpetradas por agentes del Estado, para poder ofrecer reparación a las víctimas.

La delegación del CIDH “quedó sorprendida” por las enormes diferencias que observó entre Bogotá y las demás regiones del país, donde la situación es muy precaria tanto para las mujeres como para las personas LGBTI.

En referencia a la comunidad LGBTI en el contexto del conflicto armado que vive Colombia desde hace más de 50 años, la delegación de la CIDH se mostró preocupada por las informaciones recibidas por miembros de esta comunidad que explicaron el “desplazamiento forzado” al que se ven sometidos.

Especialmente preocupada se mostró Robinson, según recoge el comunicado de prensa, por las amenazas que muchos miembros de la comunidad LGBTI han recibido por medio de mensajes de texto y panfletos, un mecanismo de amenaza habitual en Colombia.

Solo el pasado mes de septiembre más de 150 defensores de derechos humanos fueron amenazados por diferentes grupos armados, fundamentalmente aquellos nacidos tras la desmovilización de las paramilitares Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), que también son responsables de gran parte de las agresiones que sufre la comunidad LGBTI.

En ese sentido, la funcionaria dijo estar preocupada por “las denuncias de que los mecanismos internos de protección no son eficaces para salvaguardar la vida y la integridad personal de líderes comunitarios y activistas LGBTI”.

Esta indefensión que denunció Robinson se debe a que estos activistas no están incluidos dentro de la definición de defensores de derechos humanos.

En su opinión, las agresiones que requieren mayor atención son aquellas “violaciones correctivas” que han sufrido mujeres lesbianas con la finalidad de castigarlas por su orientación y que con frecuencia se dan delante de sus parejas, concluyó la presidenta de la CIDH en el comunicado. EFE