Ecuador. lunes 18 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Condenan a cadena perpetua a indígena boliviana en Argentina

Cinco de los siete integrantes de la Corte Suprema de Justicia argentina, desde la izquierda Enrique Petracchi, Elena Highton de Nolasco, Ricardo Lorenzetti, Carlos Fayt y Juan Carlos Maqueda; escuchan los argumentos a favor y en contra de una ley de medios audiovisuales que ha alimentado un enfrentamiento entre el gobierno de Cristina Fernández y el Grupo Clarín, el mayor multimedios del país; en Buenos Aires, Argentina, el miércoles 28 de agosto de 2013. (AP foto/Victor R. Caivano)

Buenos Aires, 28 oct (EFE).- La Justicia argentina condenó hoy a prisión perpetua a Reina Maraz, la mujer boliviana, quechua parlante, acusada de matar a su marido, frente a lo que su defensa aseguró que apelará la sentencia.


Publicidad

Maraz fue condenada por homicidio doblemente calificado, premeditado y por alevosía, según lo sentenció este martes el Tribunal Oral en lo Criminal número 1 de Quilmes, en la periferia sur de Buenos Aires, informó a Efe el defensor oficial de la mujer, José María Mastronardi.

En la audiencia de hoy, las juezas Silvia Etchemendi, Marcela Alejandra Vissio y Florencia Butiérrez leyeron la sentencia que culpa a la mujer boliviana por el asesinato de Limber Santos, su marido, pero no dieron a conocer los fundamentos.

“Las juezas darán a conocer los motivos que las convencieron para tomar esa decisión recién el 11 de noviembre”, afirma Mastronardi, quien, “totalmente sorprendido” con el resultado de hoy, adelantó que apelará el veredicto ante la Cámara de Casación a finales del próximo mes.

Desde la Comisión Provincial de la Memoria (CPM), organismo del Ejecutivo de la provincia de Buenos Aires que intervino como veedor de la causa y logró que le propicien un intérprete a Maraz para que pueda declarar en su lengua materna, aseguraron que hoy se cometió una “terrible injusticia”.

“Reprodujeron el relato del fiscal y dieron por válida la cámara Gessell tomada al hijo mayor, desoyendo a los peritos que argumentaron su invalidez por ser breve y guiada para que el niño insinúe la culpa de la madre”, afirmó a Efe la directora de Litigio Estratégico de la CPM, Margarita Jarque.

Maraz había detallado la semana pasada, en un testimonio ante el tribunal que se extendió durante tres horas, los abusos que sufrió mientras convivía con su esposo y los golpes que este le daba, incluso hasta dejarle inconsciente en una ocasión.

En la breve lectura de la sentencia este mediodía, estuvieron presentes el vicecónsul de Bolivia, que había testimoniado en el proceso, organismos de derechos humanos y contra la violencia de género, además de algunos familiares de Limber Santos.

“Reina está muy sorprendida, como lo estamos todos, porque hay una justicia que no escucha la verdad y le cayó encima con todo su peso”, aseguró Jarque.

Reina Maraz, llegada a Argentina junto con su marido y sus dos hijos en 2009, fue detenida nueve meses después en la ciudad de La Plata, a 70 kilómetros de Buenos Aires, acusada de matar a su marido junto con Tito Vilca, un vecino suyo fallecido el pasado año.

Sin la presencia de un intérprete de quechua, Maraz estuvo bajo prisión preventiva en la unidad penal 33 de La Plata desde entonces y dio a luz a su tercer hijo en esas circunstancias, sin entender de qué la acusaban.

Tampoco le permitieron tener contacto con su hijo mayor por tres años y medio, quien se encontraba con su familia paterna y fue sometido a los 5 años -hoy tiene 9- a la cámara Gessell, que el fiscal alega que es prueba de la culpabilidad de Maraz.

Actualmente, los tres hijos de la mujer viven en Bolivia, bajo la guarda de su abuelo paterno.

“Extremaremos los recaudos para que los chicos tengan un pronto contacto con su mamá”, aseguró Mastronardi, quien reproduce las palabras de Maraz la semana pasada, al conocerse los alegatos de la causa: “Dijo bien claro: yo quiero estar con mis tres hijos”.

En aquella misma audiencia, la Fiscalía, a cargo de Fernando Celesia, ratificó el pedido de cadena perpetua para la mujer, mientras que el defensor oficial pidió su absolución, a través de la presentación de un informe de la CPM.

“No se ve la subalternidad en la que se encuentra esta mujer, como migrante, aborigen, mujer, analfabeta, pobre y víctima de violencia”, afirmaba aquel informe, según recordó hoy la representante del organismo veedor.

“Reina no va a estar sola; vamos a seguir con la causa, porque Reina es inocente y este es un caso de mucha complejidad y contiene una problemática cultural muy concreta”, aseguró el abogado de Maraz. EFE