Ecuador. lunes 18 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Visitas a cementerios coexisten con brujas, zombis y alerta por virus

Foto EFE

Bogotá, 31 oct (EFE).- Mientras miles de latinoamericanos empezaron ya su peregrinación anual a los cementerios por el Día de Difuntos, otros miles, en su mayoría jóvenes, alistaban sus atuendos terroríficos para lucirlos hoy en la fiesta de brujas o Halloween.


Publicidad

Las “marchas de zombis”, las fiestas de disfraces y las decoraciones con calabazas, telas de araña y brujas en su escoba son cada vez más populares en América Latina, aunque no tengan las profundas raíces de los altares de muertos o las visitas con música y bebida a los que duermen el sueño eterno en los camposantos.

Aunque los días de Todos los Santos y de Difuntos son el 1 y el 2 de noviembre, según el calendario católico, en muchos países la mayor afluencia de público a los cementerios empezó a sentirse hoy.

Con el virus chikunguña presente en gran parte de América Latina, las autoridades de algunos países han lanzado operaciones en los cementerios, para localizar y erradicar criaderos del mosquito Aedes Aegypti que transmite esa enfermedad y el dengue.

Es el caso de la capital paraguaya, donde se realizará un operativo especial, que incluye la entrega a los visitantes de bolsas de arena húmeda para colocarla en los floreros, en sustitución del agua, que es donde los mosquitos ponen sus huevos.

También en Brasil las autoridades de salud quieren impedir que el trajín con jarrones con agua y flores para colocar en las sepulturas convierta los camposantos en focos de mosquitos y han tomado medidas en algunos estados como Goiana y Paraná.

En Perú, algunos de los visitantes de los cementerios en estas fechas no solo dejan flores, sino restos de comida y bebida, pues la tradición dice que hay que llevar a los seres queridos ya fallecidos lo que les gustaba en vida, incluida su música preferida.

El camposanto de Nueva Esperanza, en el populoso distrito limeño de Villa María del Triunfo, es el más grande del Perú y suele recibir a miles de personas en estos días de fines de octubre y comienzos de noviembre.

Este año también coincidirá con la fecha el último recorrido de la procesión del Señor de los Milagros, que tiene a miles de devotos y tiñe de morado gran parte del centro de la ciudad, pues los hábitos, las flores y las velas son de ese color.

La alcaldía de Sao Paulo, la mayor ciudad de Brasil, prevé que cerca de dos millones de personas acudirán a los 22 cementerios paulistas este domingo.

Ese mismo día en Sao Paulo y Río de Janeiro se realizarán “marchas zombis”, con personas disfrazadas de muertos vivientes con maquillajes muy realistas.

En República Dominicana, cada vez más escuelas organizan actividades especiales por Halloween y muchos niños asisten a clase disfrazados. Los mayores saldrán esta noche a beber tragos y bailar bachata, merengue y salsa, y muchos lo harán disfrazados.

Pero no solo Estados Unidos logra exportar sus fiestas como Halloween. Las tradiciones del Día de Difuntos en México, el país donde la festividad de los muertos tiene mayor raigambre y colorido, también se conocen en otros países de América Latina.

En Buenos Aires desde hace ya muchos años la embajada de México y el Museo Fernández Blanco hacen los altares con ofrendas a diferentes artistas para el Día de Muertos.

Este año iban a ser homenajeados el sábado los poetas José Emilio Pacheco (México) y Juan Gelman (Argentina), los músicos Rita Guerrero (México) y Gustavo Cerati (Argentina) y los escritores Julio Cortázar (Argentina) y Carlos Fuentes (México), pero los pronósticos de lluvia han obligado a aplazar el acto.

En La Paz una alianza similar entre la embajada de México y un museo de la ciudad ha puesto en una exposición frente a frente a las tradicionales “catrinas” (calaveras) mexicanas y los panes antropomórficos bolivianos conocidos como “t’ant’awawas”.

“La cultura es el mejor puente para hermanarnos. Además, a través de las manifestaciones populares es donde nos reconocemos como pueblos”, dijo a Efe el oficial mayor de Culturas paceño, Walter Gómez, al inaugurar este jueves la exposición.

La tradición boliviana indica que las almas llegan al mediodía del 1 de noviembre y retornan al cielo al día siguiente, después de haber “disfrutado” la comida y bebida colocada por sus familiares en la mesa, que también está llena de frutas, dulces y los platillos y bebidas preferidas del difunto.

En el caso de México, los altares en honor de los difuntos también se instalan en las mismas fechas, aunque el 1 de noviembre está dedicado a recordar a los niños y el 2 a los adultos, explicó la agregada cultural de la embajada mexicana, Nuria Zúñiga.

El “altar” instalado en el Museo Tambo Quirquincho de La Paz honra al escritor mexicano José Emilio Pacheco, al colombiano Gabriel García Márquez y al argentino Juan Gelman.

En México este año la novedad del Día de Difuntos fue el retrato de más de un centenar de mujeres desnudas que tomó este jueves el fotógrafo estadounidense Spencer Tunick, en San Miguel de Allende, donde realizó una instalación viviente a la que denominó el “Sendero de los redimidos”.

Las mujeres posaron con una cenefa de flores de cempasúchil, la de los muertos en México, en el cuello, como único atuendo.

En otros países, como Chile, donde las tradiciones en honor de los difuntos no son tan fuertes, los habitantes de las ciudades aprovecharon que hoy es un día feriado para escapar hacia la costa y disfrutar del primer “puente” de la primavera austral.

Los que se quedaron en Santiago no podrán este año entrar al cementerio en automóvil y no alteraran así la paz de los que allí reposan, pues las autoridades lo prohibieron por primera vez. EFE