Ecuador. jueves 14 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

En Azuay se encontró un polluelo hembra de cóndor

Cuenca 27 de noviembre del 2014 En el caserío de Poetate en el cerro Turipamba a 3.840 sobre el nivel del mar se encuentra un bebé cóndor, esta en una zona que pertenece a la parroquia de Nabon y Susudel en Oña.

Una pequeña comunidad de Azuay presenta a un habitante muy especial. Fue encontrado en Poetate, en el límite entre los cantones Nabón y Oña, y todos quieren cuidarlo.


Publicidad

Es un polluelo de cóndor. Su nido está ubicado en el cerro Taquiloma, a más de 3,840 metros sobre el nivel del mar, informa Diario El Universo.

Los biólogos Ernesto Arbeláez, del Grupo Cóndor y director del zoológico Amaru; y Fernando Juela, del Ministerio de Ambiente, determinaron que se trataba de una hembra de máximo ocho meses.

El ave aún no tiene nombre, pero sí muchas personas dispuestas a cuidarla. Tanto así que los miembros de la comunidad se acercan a acariciarla.

Comida no le ha faltado. Cerca del nido huele a carne putrefacta ya que estas especies son carroñeras. Los miembros de la comunidad le dejaron una cabeza de res en descomposición como alimento.

Sin embargo, la atención de la comunidad no es del todo positiva para esta ave. “Se conoce casos de polluelos que fueron abandonados por sus padres cuando las personas han llegado demasiado cerca”, dijo Arbelaez.

El especialista no se opone a que el polluelo reciba alimentos, pero resalta que eso debe hacerse de una forma técnica.

Foto API

Foto API

Medidas de protección

Juan Carlos Valencia, director del MAE, aseguró que como parte de un plan de protección se colocará un rastreador satelital en las plumas del ave, pero esto podría tardar varios días. “Hasta el 10 de diciembre esperamos contar con el dispositivo”, dijo el funcionario.

Por otra parte y con la ayuda de las juntas parroquiales de El Progreso, que pertenece a Nabón; y Susudel del cantón Oña, el MAE pretende contar con el resguardo de personas que impidan más acercamientos con humanos.

Valencia recordó que desde el año anterior y luego de la muerte del cóndor Arturo, en la zona se monitoreaba la presencia de un cóndor, con la intención de gestionar medidas de conservación para el lugar. Ahora, con el descubrimiento del polluelo y sus padres el funcionario cree que será posible acelerar la gestión.

En el país está vigente el Programa de Conservación del Cóndor Andino, con varios proyectos en la zona norte, pero se necesita vigilancia en la zona sur también, resaltan los especialistas.

pollo

Foto API