Ecuador. jueves 14 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Comienza la construcción de la segunda línea del Metro de Lima

El presidente de Perú Ollanta Humala dio inicio a los trabajos de la segunda línea del Metro de Lima, a bordo de una retroexcavadora. Captura de televisión.

Lima, 29 dic (EFE).- La construcción de la segunda línea del Metro de Lima, que tendrá una extensión de 35 kilómetros y demandará una inversión de más de 5.600 millones de dólares, comenzó hoy con la participación del presidente de Perú, Ollanta Humala.


Publicidad

La obra, considerada la más importante de su tipo en Latinoamérica, está a cargo de las constructoras españolas FCC y ACS, en consorcio con las italianas Impregilo y AnsaldoBreda y la peruana Cosapi, que en marzo pasado ganaron la licitación internacional convocada por el gobierno peruano.

Humala afirmó que esta construcción confirma que “Perú está cambiando y está cambiando para bien”, y dijo que “es la más importante hoy día en toda latinoamérica y una de las más importantes del mundo”.

“Esta obra cambia nuestra vida”, remarcó el gobernante antes de indicar que ya se han realizado todas las acotaciones en el contrato de concesión para que “no haya tiempos muertos” en la ejecución.

El gobernante añadió que su país “no se detiene” y que a pesar de la desaceleración de la economía mundial se mantiene la inversión pública porque tiene “una economía robusta.”

Humala dijo que su Gobierno ha ejecutado desde 2011 inversiones por 54.000 millones de soles (19.285 millones de dólares) y aseguró que en julio de 2016, cuando termine su gestión, llegará a los 80.000 millones de soles (27.586 millones de dólares).

El presidente del consorcio a cargo de la Línea 2 del Metro, Carlos Royo Ibañez, afirmó que para las empresas “es un placer participar en la obra de infraestructura vial más importante de la historia de Perú”

“Cuando sea finalizada, la transformación en la vida de millones de limeños va a ser muy profunda”, remarcó antes de decir que se empleará la tecnología más moderna, incluidas máquinas tuneladoras que avanzarán a un ritmo de 15 metros por día.

Explicó que la obra incluirá 27 kilómetros de la Línea 2 y un ramal de 8 kilómetros más hacia el aeropuerto internacional de Lima, además de 35 estaciones, ascensores, escaleras mecánicas, circuito cerrado de comunicación y vigilancia permanente.

“Es un placer para las empresas aportar su experiencia”, indicó antes de decir que el consorcio ha trabajado en “metros en todo el mundo”, en ciudades como Roma, Madrid, Milán, Nueva York o Doha.

El ministro de Transportes, José Gallardo, ratificó que se trata del “mayor proyecto de la historia del sector transportes” en Perú y destacó que, a diferencia de la Línea 1, que tiene un recorrido por la superficie, este será el primer proyecto subterráneo.

“Va a llevar a Perú a tener uno de los metros más modernos de latinoamérica, Lima va a estar a la par de Buenos Aires, Santiago o Río de Janeiro“, acotó.

Durante la ceremonia, en la que también participó el ministro de Economía, Alonso Segura, Humala revisó la maqueta de la obra y posteriormente abordó una pala mecánica que abrió un forado en una pared, como inicio simbólico de la obra.

El plazo previsto para la fase de construcción es de cinco años, y a su conclusión empezará la fase de explotación, que será de 30 años.

El proyecto unirá 17 distritos de Lima, desde Ate-Vitarte hasta el puerto del Callao, y los trabajos emplearán a más de 3.000 profesionales y, una vez que entre en funcionamiento, dará servicio a más de 600.000 personas cada día.

El pasado 4 de diciembre el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) aprobó dos créditos por un total de 750 millones de dólares para financiar el inicio de la construcción de esta línea.

El metro de Lima cuenta actualmente con una primera línea de recorrido, que fue construida en dos tramos y también recorre 35 kilómetros, entre el distrito sureño de Villa El Salvador y San Juan de Lurigancho, al este de la capital. EFE