Ecuador. domingo 17 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

En Quito roban por sexta vez el quiosco de una mujer que no tiene brazos

La Policía está tras la pista de los delincuentes que asaltaron por sexta ocasión el quiosco de una mujer con discapacidad, en el centro de Quito. Ella teje con la boca bufandas y gorras para venderlas.


Publicidad

Miembros de la Policía Nacional llegaron esta mañana hasta el quiosco de María León. Según las primeras investigaciones, los implicados serían los mismos que la han asaltando por varias ocasiones desde el año anterior.

El coronel William Benítez, del distrito Manuela Sáenz, investiga el caso e indica: “Según la información que se tiene (los delincuentes) son prácticamente de este sector”.

Ya se obtuvieron las grabaciones de una cámara de seguridad a pocos metros del quiosco, aunque es imposible identificar a los delincuentes porque las ramas de un árbol tapan el lente. Sin embargo, se revisarán las filmaciones de los robos ocurridos el año anterior.

“Se evidencia tomas que no son muy claras pero ahora hay las herramientas para poder visibilizar mejor las personas que han cometido este ilícito. Ya se ha expuesto la situación al capitán del sector para que proceda con la investigación”, agrega Benítez.

Las muestras de solidaridad a María han sido innumerables. Algunas personas se han acercado hasta su quiosco para comprar su mercadería y hacerle contribuciones. “Conocí el caso esta mañana y siempre hay que ser solidarios con personas como esta niña y hay que poner un granito de arena para que ella salga adelante”, comenta uno de los ciudadanos que la ayudó.

Todas estos detalles de afecto conmovieron a María: “Me siento muy contenta con las personas que me valoran y me quieren mucho. Yo voy a seguir adelante, voy a demostrarles que sí se puede”.

El Departamento de Inclusión Productiva de la Vicepresidencia de la República ofreció ayudarla. “La Vicepresidencia vino y me dijo que me iba a ayudar con un crédito del Banco de Fomento y que también me iban a ayudar con una silla de ruedas”, detalló la comerciante.

María ahora trabaja más que nunca, tiene que bordar muchos tejidos para la venta, práctica que realiza con la boca debido a la falta de sus extremidades. Ella espera tejer tres bufandas y tres sombreros por día. Este domingo viajará con miembros de la Fundación Manuela Espejo a exponer sus productos en una feria en el puerto principal.

—————–

Tomado de la página web de Ecuavisa