Ecuador. domingo 10 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Más de 27.000 casos de chikunguña en Puerto Rico

Foto Archivo: La República

El virus de la fiebre chikunguña ha afectado desde mayo pasado a más de 27.000 personas en Puerto Rico y de los infectados hubo 14 personas que fallecieron, aunque no está determinado que fuera directamente por causa de esa enfermedad.


Publicidad

Según datos difundidos este viernes por el Departamento de Salud de Puerto Rico, que se remontan al 21 de enero, en la isla se han contabilizado un total de 27.465 casos de infecciones por este virus, que se propaga a través de la picadura de mosquitos y que fue detectado en este territorio por primera vez en mayo pasado.

De ellos, tan sólo 4.274 han sido doblemente contrastados por laboratorios de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés) de Estados Unidos.

Por el momento sigue sin haberse detectado ningún caso de personas contagiadas por el virus del chikunguña y del dengue al mismo tiempo.

Las autoridades indicaron que en 14 de los decesos registrados en la isla desde mayo se comprobó que las personas estaban infectadas con el virus del chikunguña, aunque aclararon que ello no quiere decir que murieran por causas directamente relacionadas con esa infección.

El chikunguña es un virus relativamente nuevo en América (se detectó por primera vez hace poco más de un año) y desde entonces se ha propagado rápidamente por gran parte del continente.

Los síntomas del virus, cuyo tiempo de incubación va de tres a siete días, son fiebre, sarpullidos y dolor fuerte en las articulaciones, de cabeza y muscular, y tan sólo en muy raras ocasiones es mortal (algo que normalmente ocurre en personas con serios problemas de salud previos).

En comparación con el dengue, la infección por chikunguña ocasiona normalmente un dolor más intenso y localizado en articulaciones y tendones, el inicio de la fiebre es más agudo y su duración más corta, y es raro observar hemorragia grave.

Aunque la sintomatología suele remitir entre los siete y los diez días, el dolor y la rigidez articular pueden persistir varios meses. EFE