Ecuador. lunes 18 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Terrabienes dice que “arbitraria detención” de su gerente arriesga solución a sus clientes

Guayaquil 06 de Marzo del 2015. Oficinas de la inmobiliaria Terrabienes, donde la noche de ayer fue detenido su Gerente General, por el presunto delito de estafa. Fotos: Marcos Pin/API

La compañía Terrabienes ha difundido, en las últimas horas, un comunicado de prensa en el que expresa su esperanza de que la detención de su gerente general, Jorge Ortega Trujillo, “no resulten en importantes perjuicios para sus clientes”.


Publicidad

El señor Ortega fue detenido en Guayaquil al final de la tarde del jueves 5 de marzo, para investigaciones, a pedido del fiscal Julio Vacacela. Durante la captura, el empresario sufrió un colapso nervioso, por lo que fue trasladado a  una casa de salud, donde se encuentra. La fiscalía lo acusa de supuesta estafa a cerca de 150 personas en la venta de viviendas.

La empresa declara que “pese al linchamiento moral y al maltrato físico al que públicamente se lo estaba sometiendo en las últimas semanas (el gerente general, Jorge Ortega Trujillo) continuó dando la cara a los clientes y solucionando los problemas de Terrabienes, a fin de que la empresas cumpla con la entrega de sus casas a cientos de esos clientes”.

Subrayan que “como se informó hace pocos días, Terrabienes está dispuesta a hacer el sacrificio de entregar los proyectos de Arcos del Río a un importante grupo empresarial, para que se haga cargo de los mismos”. “Esa negociación”, añaden, “la estaba liderando el señor Ortega, actuando conforme a la ley y en conocimiento de la Superintendencia de Compañías”.

Terrabienes señala que “otras autoridades, quizás con interés político, han decidido que el mejor camino a seguir no es el de la racionalidad, sino el del linchamiento judicial y moral del señor Ortega y algunos familiares suyos, impidiéndole seguir dedicado a buscar soluciones en beneficio de los clientes”.

Terrabienes estaba intervenida desde el 29 de enero de 2015. después que el representante legal de la compañía informó, un día antes, que “por limitaciones de liquidez” no estaban “en capacidad de cumplir con los pagos de los vencimientos de las obligaciones emitidas en años anteriores” y que eran exigibles a esa fecha.

Desde 2011, Terrabienes había sido autorizada a emitir obligaciones, llegando a captar capital fresco de inversionistas hasta por 9 millones 800 mil dólares.

Junto con Terrabienes, y por las mismas causas, fueron intervenidas otras dos  empresas relacionadas con el Grupo Ortega: Ecuafontes y Anglo Automotriz. Un juez de Guayaquil también dictó medidas cautelares en contra de treinta personas relacionadas con ese grupo. En la misma semana, los afectados con las medidas se redujeron a catorce.

De acuerdo a la Superintendencia de Compañías, la empresa Terrabienes, “no solo mantiene impagas las obligaciones contraídas en el mercado bursátil por alrededor de diez millones de dólares, sino que además, dentro del giro de su negocio (de construcción, promoción y ventea de planes habitacionales a gran escala) se mantiene con un incumplimiento sostenido y recurrente en cuanto a entregar las casas a miles de personas que ya pagaron en su totalidad por ellas, y sin embargo, no han obtenido ni la devolución de su dinero ni el inmueble en sí”.