Ecuador. sábado 16 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Wisconsin: Con lágrimas recuerdan a joven muerto por policía

La muerte de Robinson fue el incidente más reciente en una serie de tiroteos de la policía a lo largo del país que ha generado mayores tensiones raciales.

MADISON, Wisconsin, EE.UU. (AP) — Familiares y amigos recordaron al joven de raza mixta de 19 años muerto a tiros por un policía de Wisconsin como una persona divertida a la que le gustaba jugar al basquetbol, y dijeron el sábado que esperan que esa vida perdida genere un cambio que pueda evitar a otros jóvenes negros tener el mismo final.


Publicidad

Tony Robinson, también conocido como Terrell, murió el 6 de marzo luego de lo que la policía describió como una confrontación en la que atacó a un oficial. Una autopsia preliminar demostró que Robinson recibió disparos en la cabeza, torso y brazo derecho. La necropsia no señaló si estaba de frente o de espaldas al policía blanco, que fue identificado como el agente veterano Matt Kenny, de 45 años.

La muerte de Robinson fue el incidente más reciente en una serie de tiroteos de la policía a lo largo del país que ha generado mayores tensiones raciales. Protestas en Ferguson, Missouri, se volvieron violentas luego de que un joven negro y desarmado muriera en agosto pasado. Esta semana, dos policías resultaron heridos por disparos durante una de las protestas que desde hace meses se celebran ante el Departamento de Policía de Ferguson.

Al menos 1.000 personas llenaron el gimnasio de la escuela preparatoria de Wisconsin y se extendieron hacia un inmueble adyacente el sábado para el funeral de Robinson, en el que la familia solicitó que no hubiera señales de protestas. Unos cuantos dolientes portaban camisetas con la leyenda “Las vidas negras importan”, el lema del movimiento que surgió tras la muerte en Ferguson. A la gente que llevaba letreros se le pidió de manera educada que los guardaran.

Es nuestra responsabilidad apoyar la visión de Terrell de la inmortalidad… a través de nuestro compromiso para asegurarnos que no vuelva a suceder otro insensible y violento asesinato como este”, dijo el reverendo David Hart durante la ceremonia.

Los asistentes aplaudieron varias veces, se pusieron de pie y levantaron los puños luego de que hablara la abuela de Robinson. Pero más allá de esos gestos, la ceremonia fue en su gran parte sombría.

La tía de Robinson, Lorien Carter, leyó un poema que escribió para el servicio religioso. “Él es nuestro mártir, vive para siempre en nuestras vidas”.

Johanna Valdez, que asistió al funeral, dijo que jugaba basquetbol uno contra uno con Robinson después de la escuela y lo recordó como una persona sencilla y divertida.

“Solía escuchar si alguien necesitaba conversar”, señaló Valdez, que iba a la secundaria Sun Prairie donde se graduó Robinson.

Aunque las protestas han sido pacíficas desde el incidente ocurrido en Madison, ponen de relieve las preocupaciones locales. Solo alrededor de 7% de los 240.000 habitantes son negros y los manifestantes han expresado su inconformidad hacia lo que consideran como inequidad en la vigilancia policial en los barrios pobres y de personas de color.

La policía dijo que el pasado viernes por la noche atendió una llamada en la que se avisaba que Robinson corría entre el tránsito de vehículos en la calle y que había agredido a alguien. Según la policía, Kenny escuchó un alboroto dentro de un apartamento y abrió la puerta, donde encontró a Robinson, que estaba desarmado.

Desde el principio del incidente, la policía de Madison intentó imprimir un tono más conciliador que sus compañeros en Ferguson.

El jefe de la policía, Mike Koval, acudió inmediatamente a la casa de la familia de Robinson la noche de la muerte del joven y oró con la abuela del fallecido en el camino de la cochera. Koval dijo que comprendía la ira de la comunidad y ensalzó el derecho de los manifestantes a protestar pacíficamente.

Sin embargo, algunas personas que asistieron al funeral dijeron creer que la muerte a tiros de Robinson se trató de una reacción excesiva de la policía.

“Lo que no entiendo es por qué (los policías) tienen que abrir fuego antes que nada”, dijo Valdez.