Ecuador. sábado 16 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Evo regala a Francisco un cristo crucificado en una hoz y un martillo

Miércoles 08 de julio de 2015. Presidente Morales y el papa Francisco inician reunión privada en Palacio de Gobierno e intercambian regalos en Palacio de Gobierno. ( Jose LIrauze/Agencia Boliviana de Información )

La Paz, 8 jul (EFE).- El papa Francisco y el presidente de Bolivia, Evo Morales, intercambiaron hoy varios regalos en el Palacio de Gobierno de La Paz, entre ellos la reproducción de un Cristo crucificado en una hoz y un martillo y el “Libro del Mar” entregados por el mandatario.


Publicidad

El intercambio se realizó tras la reunión privada que celebraron durante casi media hora en el Palacio Quemado.

Francisco comentó que lo suyo era “más sencillo” que lo que recibía del mandatario.

Morales le entregó la máxima condecoración de Bolivia, el Cóndor de los Andes, y la distinción Luis Espinal, que fue creada para reconocer a quien profese una fe religiosa y se destaque por defender a los pobres, los marginados y los enfermos.

Además, le entregó el tallado de una cruz formada con la hoz y el martillo, que es una reproducción de una que hizo el sacerdote jesuita español Luis Espinal, asesinado en 1980 por la dictadura boliviana de Luis García Meza, en el marco de la Operación Cóndor perpetrada por gobiernos militares del Cono Sur, y a quien Francisco dedicó hoy un homenaje cerca del lugar donde hallaron su cadáver.

Asimismo, el pontífice recibió el “Libro del Mar”, que es un documento que resume los argumentos históricos, diplomáticos y jurídicos que ha usado Bolivia para demandar a Chile en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya.

La demanda busca que la CIJ obligue a Chile a negociar con Bolivia una solución para la restitución de la salida al Pacífico que perdió Bolivia en una guerra en 1879.

Francisco también recibió un cuadro que representa a la Virgen del Socavón, patrona de los mineros, elaborado con el grano de quinua, un alimento andino cuyas virtudes promociona Bolivia.

Morales también le regaló una fina vestimenta adornada con motivos de las culturas andinas bolivianas y una biografía suya.

Por su parte, Francisco obsequió a Morales un mosaico que reproduce el célebre icono Salus Populi Romani, que desde el año 1611 ocupa la magnífica capilla Paulina de la Papal Basílica de Santa María la Mayor.

Además, le entregó la reciente encíclica “Laudato si” (“Alabado seas”), su primer documento pontificio sobre ecología.

Tras salir del Palacio, Morales y Francisco caminaron juntos unos veinte metros hasta la catedral, donde el pontífice hizo un discurso antes instituciones de la sociedad civil.

La multitud reunida ante el Palacio de Gobierno pedía que Francisco y Morales salgan al balcón, pero no ocurrió. EFE