Ecuador. lunes 18 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Policía EEUU pide control obligatorio de antecedentes a compradores de armas

Integrantes de la Asociación Internacional de Jefes de Policía reunidos en Chicago (Illinois, EE.UU.) admitieron hoy que no existe un antídoto contra la violencia callejera y las muertes provocadas por la posesión de armas ilegales, un fenómeno que aumenta en todo Estados Unidos.


Publicidad

“Esta es una crisis que afecta a las comunidades urbanas, suburbanas y rurales de todo el país, de costa a costa”, declaró en conferencia de prensa el jefe de policía del condado Baltimore, Jim Johnson, quien preside además una asociación nacional de agencias policiales para prevenir la violencia.

En su opinión, “no hay un antídoto que lo cure todo”, pero afirmó que más del 90 por ciento de los habitantes del país y de los funcionarios policiales apoyan la implantación del control de antecedentes obligatorio de todos quienes adquieran armas.

“La voluntad de la gente debe ser escuchada”, expresó el funcionario, uno de los 25 jefes de nueve grupos de seguridad reunidos en la conferencia de Chicago, que contará mañana con la presencia del presidente Barack Obama.

Johnson dijo que la ley federal solamente obliga en estos momentos que los clientes de las armerías sean sometidos al control de antecedentes penales, sin tomar en cuenta a los dueños de esos negocios y a otras personas involucradas.

“Es como si permitiéramos que el 40 por ciento de los pasajeros de los aeropuertos pasara por los controles de seguridad sin ser revisados”, expresó.

El superintendente de Policía de Chicago, Garry McCarthy, por su parte, reclamó que además del control de las armas ilícitas, que en el caso de Illinois llegan de estados vecinos, se corrijan fallas en el sistema penal y se apliquen penas más duras para los responsables.

Sostuvo que Chicago lidera el país en la recuperación de armas ilegales, tres veces más que Los Ángeles y siete veces más que Nueva York.

Sin embargo, dijo que “no hay nada que presumir”, porque los tiroteos siguen aumentando” y la gente considera que lo nuestro es un fracaso”.

McCarthy informó que el 27 por ciento de los reclusos en el condado Cook, donde se asienta Chicago, cumplen penas por delitos relacionados con drogas, y hay solamente un 4 por ciento presos por delitos con armas de fuego.

En la conferencia de prensa se informó que los 50 estados del país necesitan una regulación uniforme para controlar las ventas ilegales de armas.

La reunión que se realiza en el centro de convenciones de Chicago es la más grande de su tipo en el mundo, con la participación de unos 14.000 profesionales de seguridad pública. EFE (I)