Ecuador. lunes 18 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Texas azotada por tormentas

Jim Richardson y su esposa Jeannette observan al río Blanco retroceder después de las inundaciones en Wimberly, Texas, el viernes 30 de octubre de 2015. Una tormenta con fuertes lluvias y vientos destructivos saturó los ríos y forzó evacuaciones el viernes en la misma zona del centro de Texas que fue devastada en mayo. (Ricardo Brazziell/Austin American-Statesman vía AP)

AUSTIN, Texas, EE.UU. (AP) — Otra serie de tormentas y vientos fuertes cruzaron el sábado el este de Texas, y cerca de Houston hubo daños y heridos por intensas ráfagas que probablemente fueron tornados.


Publicidad

Es el segundo día de clima agitado en el estado, donde por lo menos tres personas murieron el sábado por inundaciones y una seguía desaparecidas a causa de las crecidas repentinas en el área de Austin.

Al moverse las tormentas hacia el este, el meteorólogo del Servicio Nacional de Meteorología, Patrick Blood, estimó que lo que pareció ser un tornado atravesó el condado Brazoria cerca de Alvin alrededor de las 5 de la madrugada del sábado, lesionando por lo menos a dos personas y averiando más de una veintena de casas móviles.

En el área de Houston, hasta 20 centímetros (ocho pulgadas) de lluvia han caído desde la noche del viernes y continuará la lluvia hasta la tarde del sábado, pronosticó Blood. Esto ha ocasionado calles inundadas y pantanos desbordados, lo que llevó a los funcionarios a suspender el transporte público.

El Servicio Meteorológico Nacional emitió una alerta de inundación en las zonas cercanas a Houston, Galveston, Bryan, College Station, Tyler y Texarkana hasta la tarde del sábado.

Las tormentas y supuestos tornados han empapado una zona ya saturada a causa del huracán Patricia. Austin, San Antonio y las zonas circundantes fueron los primeros afectados el viernes.

Condiciones similares en mayo causaron inundaciones devastadoras en el río Blanco, que arrasó con hogares y mató a familias al ser arrastradas río abajo.

Los meteorólogos pronostican que el desastre de México llevó las tormentas a Texas y que un poderoso El Niño podría provocar un invierno húmedo en Estados Unidos.