Ecuador. sábado 21 de octubre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Ocho de cada diez belgas temen nuevos ataques, según encuesta

Un soldado belga patrulla la Gran Plaza de Bruselas, la tarde del 31 de diciembre de 2015.

Bruselas (EFE).- Ocho de cada diez belgas temen nuevos atentados y seis de cada diez considera que el Estado belga podría haber gestionado mejor la integración de las poblaciones inmigrantes no europeas, según una encuesta publicada hoy tras el doble atentado del 22-M en Bruselas.


Publicidad

El sondeo, dirigido por la Fundación “Esta no es una crisis” y efectuado diez días después de los ataques en los que fallecieron 32 personas, revela que los belgas apuntan al Estado como principal responsable de la situación actual, según la cadena de televisión pública francófona RTBF.

También indica que mientras que ocho de cada diez belgas temen nuevos atentados, la misma proporción, sin embargo, no prevé cambiar sus costumbres de movimiento y transporte en lugares públicos.

El 60 % considera tras el atentado que el Estado belga podría haber integrado mejor a la población inmigrante de fuera de la Unión Europea (UE) y siete de cada diez belgas creen que los servicios de la policía, la Justicia y de la seguridad del Estado no cuentan con la financiación adecuada.

Sin embargo, mientras que más de un belga de cada dos cree que la mejor respuesta al terrorismo es aumentar el número de efectivos de las fuerzas del orden, es decir, de la Policía y el Ejército en las calles, más del 70 % piensa que el refuerzo de las medidas de seguridad no impedirá nuevos ataques.

El mismo porcentaje estima además que debe haber un importante trabajo cultural y pedagógico para luchar contra la ideología del Estado Islámico (EI) en Bélgica y contra el reclutamiento de yihadistas, un gran problema en ese país.

Respecto a medidas concretas que se deberían tomar, el 52 % de los belgas coincide en señalar que habría que sacrificar una parte de sus libertades para garantizar su seguridad.

Esta opinión varía de manera importante entre las diferentes franjas de edad, pues solo el 38 % de los belgas de entre 18 y 25 años dispuesto a ello, en tanto que el 61 % de los mayores de 61 sí lo está. EFE (I)

cae/rja/emm