Ecuador. Miércoles 24 de Mayo de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Una semana después, Ecuador se debate entre el miedo y el deseo de normalidad

Con tela de cuellos de camisetas que les regalo Marathon los pobladores hacen tapetes para dormir en la playa.

Una semana después del fatal terremoto que golpeó Ecuador, los ciudadanos se debaten entre el miedo que les producen las réplicas y el deseo de volver a la normalidad levantando de nuevo, aunque sea de forma precaria, lo que perdieron cuando tembló la tierra.

Restablecer alguna rutina aún es imposible en Manta, una de las ciudades más afectadas por el sismo de magnitud 7,8 que causó al menos 602 muertos y 12.492 heridos y sumió a los ecuatorianos en un estado de zozobra del que no logran salir.

A ello contribuyen los mensajes de origen desconocido que les alertan de que habrá un terremoto peor, seguido de un tsunami que barrerá Manta y otras ciudades de la costa; rumores que los ciudadanos descartan al levantarse, pero que pesan cuando llegan las réplicas.

Junto al miedo, se hace fuerte el deseo de volver a la normalidad, algo palpable en comerciantes, pescadores y personal sanitario de Manta.

Los vecinos de la manzana se organizan para almorzar ceviche preparado por Rosa Mero, una escena que se repite en todo Cocay, donde la colaboración de la comunidad hace posible que todos coman compartiendo los paquetes de alimentos que llegan y lo que pueden comprar.

En algunos lugares llegan a congregarse 150 personas que cocinan sopa y calman en grupo sus inquietudes.

Banco de Alilmentos Diakonía  visitan Muisne, Pedernales y Pueblo Viejo, Esmeraldas, Manta, Portoviejo, llevando  cargados de kits de ayuda a las zonas afectadas..

El Arzobispo de Guayaquil Luis Cabrera y colaboradores del Banco de  Alimentos Diakonía  visitan Muisne, Pedernales y Pueblo Viejo, Esmeraldas, Manta, Portoviejo, llevando  camiones cargados de kits de ayuda para las zonas afectadas..

En una explanada cerca del barrio de Tarqui los dueños de pequeños comercios perdidos en la tragedia han delimitado el suelo con piedras y palos recogidos entre los escombros para levantar de nuevo sus negocios y poder mantener a sus familias.

El recuadro en el que está escrito el nombre de la familia Cadena, todos ellos con pequeños comercios antes del terremoto, es vigilado por Gloria, que vendía bisutería en Tarqui y que ahora no sabe qué ofrecerá, pero tiene claro que saldrá adelante.

“Hemos venido a improvisar, a poner aunque sea ahí un pedacito de nuestro negocio, ya que no tenemos como ‘solventar’ a nuestras familias, no tenemos comida”, declara a Efe.

También se empiezan a reconstruir algunas casas y hoteles, en los que se arreglan las grietas en la pintura creadas por el sismo, y los servicios sanitarios, donde la mayoría de las pacientes solo requieren asistencia ambulatoria.

En el hospital general Rodríguez Zambrano atienden a los pacientes en una explanada cercana a la espera de que un informe oficial indique qué porcentaje del edificio puede ser utilizado sin peligro, y también de que el susto pase entre los médicos.

“El miedo a las réplicas es el único problema que tenemos ahora”, dicen a Efe fuentes de la gerencia del centro, que ha atendido a más de 500 heridos desde que la tierra tembló y evacuaron el hospital.

En la explanada cuentan con dos unidades móviles quirúrgicas, y los casos más graves se trasladan a Quito o Guayaquil, lo que, unido al suministro de medicinas, hace que se encuentren actualmente “en un día normal a nivel de urgencias”.

La diferencia está en la actitud del personal, reacio a entrar en el edificio para llevar suministros. “Díganle al mundo que no queremos entrar”, piden las enfermeras, encargadas de llevar utensilios a urgencias. EFE

Destrucción en la provincia de Esmeraldas

Destrucción en la provincia de Esmeraldas