Ecuador. Jueves 27 de Julio de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Tratan en Pakistán a dos hermanos que quedan paralizados durante la noche

En esta fotografía tomada el jueves 5 de mayo de 2016, los niños paquistaníes Abdul Rasheed, de 9 años, izquierda, y Shoaib Ahmed, de 13 años, están sentados sobre la cama de un hospital en Islamabad, Paquistán. Los chicos son activos como cualquier otro niño durante el día. Pero una vez el sol se pone, los dos entran en un estado vegetativo _ incapaces de moverse o hablar. Javed Akram, profesor de medicina en el Instituto de Ciencias Médicas de Pakistán, dijo a The Associated Press el jueves que desconoce qué está causando estos síntomas. (Foto AP/B.K. Bangash)

ISLAMABAD, Pakistán (AP) — El caso de los dos hermanos paquistaníes conocidos como “niños solares” desconcierta a los médicos del país.


Publicidad

De 9 y 13 años, los chicos son activos como cualquier otro niño durante el día. Pero una vez el sol se pone, los dos entran en un estado vegetativo — incapaces de moverse o hablar. Javed Akram, profesor de medicina en el Instituto de Ciencias Médicas de Pakistán, dijo a The Associated Press el jueves que desconoce qué está causando estos síntomas.

“Tomamos este caso como un reto. Nuestros médicos están haciendo pruebas para determinar por qué estos niños están activos durante el día pero no pueden abrir los ojos, porque no pueden hablar o comer cuando el sol se pone”, dijo durante una visita a sus pacientes en el hospital.

El gobierno corre con los gastos del tratamiento de los dos menores, que proceden de una familia pobre, explicó Akram.

Los hermanos están siendo sometidos a exhaustivos ensayos médicos en la capital del país, Islamabad, y muestras de su sangre fueron enviadas a especialistas en el extranjero para realizar más exámenes. Los investigadores recopilan también muestras de la tierra y el aire en la localidad donde reside la familia.

Mohammad Hashim, el padre de los niños, procede de un pueblo próximo a Quetta, la capital de la provincia de Baluchistan, en el suroeste del país. Él y su esposa son primos hermanos y dos de sus seis hijos fallecieron a temprana edad. Sus otros dos vástagos no muestras síntomas extraños.

Su teoría es simple: “Creo que mis hijos reciben energía del sol”.

Pero los médicos han descartado esta hipótesis alegando que los niños pueden moverse durante el día aunque estén recluidos en un sitio oscuro o durante una tormenta.

Durante el día, Shoaib Ahmed, de 13 años, y Abdul Rashid, de 9, parecían activos, enérgicos y alegres al salir de su habitación de hospital el viernes para ir a una cantina cercana a tomar un té.

“Seré maestro”, dijo Shoaib Ahmed a la AP, mientras su hermano pequeño manifestó su deseo de convertirse en un estudioso del islam. (I)

Por MUNIR AHMED, Associated Press