Ecuador. Jueves 23 de Marzo de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Dura sequía en el centro de India golpea a millones de personas

En esta imagen del 10 de mayo de 2016, un pastor bebe agua en el lecho seco del río en la presa de Manjara, que proporciona agua a Latur y los pueblos vecinos de la región de Marathwada, en el estado indio de Marathwada, hogar de unos 19 millones de personas.(AP Foto/Manish Swarup)

India (AP) — Durante dos años, el granjero tuvo esperanzas. Pidió prestados cientos de miles de rupias (miles de dólares) para construir un conducto que conectara el embalse local con sus campos de algodón y caña de azúcar. Hace dos años, el agua dejó de llegar. Las deudas siguieron creciendo.

Publicidad

Este mes, Srikrishna Pandit Agee caminó a sus tierras en Marathwada, una región en el centro de India devastada por dos temporadas consecutivas de monzones escasos y una dura sequía, y se ahorcó colgándose de un árbol.

“Fracaso constante de cosechas. Muy poca producción. No podía recuperar sus inversiones, no podía devolver los préstamos del banco. Por eso se mató”, dijo su hermano, Umesh Pandit Agee. La viuda del campesino de 41 años se sentaba con sus tres hijos pequeños, sosteniendo una fotografía enmarcada de su esposo. La familia aún debe devolver los préstamos o corre el riesgo de perder su tierra.

En esta imagen del 11 de mayo de 2016, vecinos en la casa donde guardan duelo los familiares de Srikrishna Pandit Agee, que se suicidó el 9 de mayo de 2016 en Devadi, en Marathwada, una región golpeada por la sequía en el estado indio de Maharashtra. (AP Foto/Manish Swarup)

En esta imagen del 11 de mayo de 2016, vecinos en la casa donde guardan duelo los familiares de Srikrishna Pandit Agee, que se suicidó el 9 de mayo de 2016 en Devadi, en Marathwada, una región golpeada por la sequía en el estado indio de Maharashtra. (AP Foto/Manish Swarup)

Unos 400 agricultores se han suicidado en lo que va de año en la árida región de Marathwada, donde viven unos 19 millones de personas. Se encuentra en el próspero estado de Maharashtra y no es la única sumida en la sofocante miseria.

Los pozos secos, los escuálidos campos de caña de azúcar y los frutales marchitos en toda la región reflejan el sufrimiento de millones de indios en al menos una docena de estados, golpeados por una severa sequía.

Las lluvias del monzón, que suelen durar de junio a septiembre, son cruciales en un país donde el 60% de la población trabaja en agricultura y menos de la mitad de los campos de cultivo tienen sistemas de regadío.

Para el campesino medio, que vive de lo que gana de una temporada a otra, un monzón que no deja caer suficiente agua implica que la comida debe racionarse con cuidado porque tiene poco dinero para gastar.

Soñando con una buena cosecha, la mayoría de los agricultores de pequeña y media escala piden préstamos, a menudo con tasas de interés desorbitadas de hasta el 10% mensual, para comprar semillas y fertilizantes y arrendar tractores.

Las sequías consecutivas bastan para erradicar los escasos ahorros de la mayoría de los agricultores y dejarlos en la indigencia.

En Marathwada, los vecinos dicen que esta sequía es una de las peores que se recuerdan.

La situación era tan mala que en abril, el gobierno del estado empezó a enviar millones de litros de agua a Latur, el distrito más golpeado de Marathwada, en un “tren de agua”.

Marathwada, que no tiene salida al mar, ha sufrido en el pasado escasez de agua, pero décadas de malas políticas agrícolas y de gestión de agua han puesto la región en una situación límite.

Sólo en el pueblo de Masurdi hay unos 70 pozos de entre 18 y 25 metros (de 60 a 80 pies) de profundidad, pero están todos secos, señaló el responsable local, Nana Berde.

El departamento meteorológico de India indicó que los monzones de este año podrían estar por encima de la media, al remitir el efecto de El Niño, un calentamiento en el este del océano Pacífica que provoca sequías en el sur de Asia.

En los ocho distritos de Marathwada, eso es aún un sueño lejano. Aunque las lluvias suelen comenzar en el extremo sur de India el 1 de junio, por lo general la zona no empieza a recibir el monzón hasta finales de junio.

En el pueblo de Taka, los vecinos esperan ansiosos el agua y se proponen aprovecharla todo lo posible. Están excavando un pozo, no por esperanzas de llegar a un acuífero, sino para crear espacio de almacenaje para cuando por fin lleguen las rubias. (I)