Ecuador. Domingo 4 de diciembre de 2016
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Hispanos a demócratas: rindan cuentas

Trabajadores laboran el sábado 23 de julio de 2016 en la preparación del sitio donde se celebrará la Convención Nacional Demócrata, en Filadelfia. (AP Foto/Alex Brandon)

FILADELFIA (AP) — Los demócratas se presentan como la alternativa al candidato republicano Donald Trump, pero para muchos hispanos las palabras y buenas intenciones no bastan.

Publicidad

Más de 2 millones de deportaciones durante la presidencia de Barack Obama; la falta de una reforma migratoria y la detención de madres y niños que buscan refugio en Estados Unidos tras huir de Centroamérica son algunas de las críticas que delegados y activistas hispanos traen a la Convención Demócrata que se realizará del lunes al jueves.

“Debido a que la oposición (republicana) es tan mala, pensamos que nuestras posiciones son buenas, pero lo cierto es que podrían ser mejores”, opina la concejal de Filadelfia María Quiñones-Sánchez, que representará el primer distrito legislativo como delegada en la convención.

“Los recursos que dedicamos a las deportaciones deberían ser usados para ayudar a personas y crear vías para lograr la ciudadanía estadounidense, así que muchos de nosotros tenemos serias dudas sobre cómo esto se está llevando a cabo por el actual gobierno y no queremos que prosiga bajo el gobierno de (Hillary) Clinton”, señaló la concejal, de origen puertorriqueño, durante una entrevista con The Associated Press.

Trump ha promovido la creación de un muro en la frontera entre México y Estados Unidos para frenar la inmigración ilegal. El candidato enfureció a muchos hispanos al decir que entre los inmigrantes mexicanos hay violadores y delincuentes que llevan drogas a Estados Unidos.

Clinton ha dicho que defenderá los programas de alivio migratorio promovidos por Obama y que, si la ley se lo permite, propondrá planes adicionales para proteger a familias de la deportación. También ha prometido presentar un plan de reforma migratoria con vías a lograr la ciudadanía estadounidense en sus primeros 100 días en la Casa Blanca.

La convención demócrata, que se llevará a cabo en Filadelfia del 25 al 29 de julio, será el escenario en el que el partido nomine oficialmente a Clinton como candidata a la presidencia. La demócrata goza de mayor popularidad entre los hispanos que Trump, pero muchos de éstos esperan que la convención sirva para hablar del problema de la inmigración y que Clinton se comprometa a ir más allá que Obama.

“Los demócratas tienen que salir en favor de la comunidad, especialmente para hablar del tema de deportaciones, pero también de detención de familias”, dijo Erika Almirón, directora ejecutiva de Juntos, una organización de Filadelfia que trabaja para defender los derechos de los inmigrantes.

“Es importante el partido diga que no sólo son la alternativa sino que además ‘somos más que cualquier otro partido y vamos a luchar por ustedes”’, dijo Almirón, de origen paraguayo.

Grupos como Juntos, la campaña #Not1More y la Alianza Latina de Georgia para los Derechos Humanos, entre otros, han organizado una protesta el lunes en el corazón de Filadelfia para pedir que Obama firme una orden poniendo freno a todas las deportaciones.

A pesar de dos campañas electorales en que el mandatario prometió una reforma migratoria, Obama abandonará la Casa Blanca en enero dejando atrás un sistema de inmigración obsoleto, con 11 millones de personas que viven ilegalmente en el país y con unas cortes de inmigración que no dan abasto.

En 2013, el Senado aprobó un proyecto de reforma migratoria elaborado por los dos partidos, que Obama prometió promulgar, pero la mayoría republicana en la Cámara de Representantes frustró su aprobación.

Durante la presidencia de Obama, más de 2,4 millones de personas han sido deportadas, lo que representa casi lo mismo que la cifra total de expulsados durante las de sus dos predecesores.

Por otro lado, más de 51.000 personas viajando en familia y más de 43.000 menores no acompañados, la mayoría de Honduras, El Salvador y Guatemala, han sido detenidos cruzando ilegalmente la frontera desde octubre. La mayoría huyen de situaciones de pobreza y violencia.

Juan Pachón, portavoz de la convención, dijo a la AP que los demócratas han dejado claro en el borrador de la plataforma del partido que defender los derechos de los inmigrantes sin autorización es una de sus prioridades.

“El Partido Demócrata no cree en deportaciones masivas, no quiere ver más programas federales de deportaciones masivas y quiere continuar y expandir los derechos de la comunidad indocumentada”, dijo Pachón.

Los hispanos tendrán la oportunidad de hablar de estos temas, ya que serán bastante visibles en la convención.

El acontecimiento contará con muchos oradores latinos, incluidas dos inmigrantes sin autorización que hablarán de la separación de familias, entre otras cosas.

 

Más de 730.000 jóvenes que, al igual que Silva, fueron traídos ilegalmente a Estados Unidos por sus familias cuando eran niños se han beneficiado de otro programa de alivio migratorio impuesto por Obama.

________________

Publicidad