Ecuador. Viernes 30 de septiembre de 2016
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Más del 50 % de las mujeres en Reino Unido han sido víctima de acoso sexual en el trabajo

EFE/HANNAH MCKAY

Londres (EFE).- Más de la mitad de las mujeres en el Reino Unido, un 52 por ciento, afirmaron haber sido víctimas de “acoso sexual” en el trabajo y la mayoría de ellas admitieron que no lo denunciaron, según datos divulgados hoy.

Publicidad

Un estudio elaborado por la confederación sindical TUC, en el que participaron 1.500 mujeres, halló que un tercio de las encuestadas reconocieron haber sido sometidas a bromas desafortunadas en su entorno laboral, mientras que una de cada cuatro fue objeto de comentarios de cariz sexual relacionados con su cuerpo o su ropa.

También se desprendió que una de cada cuatro mujeres había sufrido “tocamientos” no deseados y que una de cada ocho afirmó que alguien de su trabajo había tratado de besarla.

A la vista de estos datos, el informe determinó que el nivel de acoso sexual en los lugares de trabajo es actualmente “vergonzoso” y que las mujeres son víctimas de comentarios sexuales e incluso de exigencias de favores sexuales.

El TUC indicó que el problema se agrava en el caso de las mujeres más jóvenes, al haber encontrado que casi dos tercios de las chicas de entre 18 y 24 años afirmaron haber sufrido acoso en sus entornos laborales.

En la mayor parte de esos casos, el agresor era un varón, y casi una de cada cinco participantes en el estudio afirmó que el autor del acoso era un jefe o alguien con autoridad directa sobre sus empleos.

En el informe se señala que cuatro de cinco mujeres que afirmaron haber sido víctimas de acoso sexual en el trabajo no se lo comunicó a su empleador por temor a que ello pudiera afectar a sus relaciones laborales, dañar sus proyectos de trabajo en el futuro o por sentirse demasiado avergonzadas para hablar de ello.

“El acoso sexual es humillante y puede tener un enorme efecto en la salud mental. Las víctimas frecuentemente se quedan sintiéndose avergonzadas y atemorizadas y (esta práctica) no tiene cabida en los entornos laborales modernos, ni en la sociedad en su conjunto”, apuntó hoy la secretaria general del TUC, Frances O’Grady.

Según O’Grady, “los empleadores deben ser claros a la hora de defender una actitud de tolerancia cero ante el acoso sexual y abordar seriamente cualquier queja”. EFE (I)

prc/rml

Publicidad