Ecuador. Sábado 10 de diciembre de 2016
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Quito celebra 38 años como primer Patrimonio Cultural de la Humanidad

Quito, capital del Ecuador. Foto de Archivo.

La capital ecuatoriana cumple hoy 38 años de haber sido declarada como Patrimonio Cultural de la Humanidad de la Unesco, la primera ciudad de América con ese título gracias a su casco colonial plagado de iglesias, leyendas y vestigios de sus pueblos antiguos.

Publicidad

Quito, que en quichua significa ciudad en la mitad de la Tierra, está ubicada en una meseta andina a 2.800 metros sobre el nivel del mar, dominada por el macizo de los volcanes Pichincha (Guagua y Ruco) y próxima al paralelo ecuatorial.

El 8 de septiembre de 1978, la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) designó a Quito y a la polaca Cracovia como las primeras ciudades catalogadas Patrimonio Cultural de la Humanidad, recordó hoy el Ayuntamiento capitalino.

Tal distinción porque “en esta ciudad andina, el hombre no ha buscado imponerse a la naturaleza, sino que la ha utilizado para realizar una obra única en su género, en la que las construcciones religiosas, los edificios civiles y las artes plásticas forman un todo armonioso e indisoluble que testimonia una concepción unificada de las fuerzas humanas y naturales”, según la declaración de Unesco.

Su casco histórico, de 320 hectáreas, alberga 5.000 inmuebles patrimoniales, entre los que se destacan sus 40 iglesias y capillas, 16 conventos y monasterios y una infinidad de plazoletas.

Pero también relucen algunos de los vestigios de su pasado precolonial, como la ruina Inca del Panecillo, una antigua atalaya indígena sobre la cual se levanta una estatua de la Virgen, una réplica gigante del diseño elaborado por Bernardo de Legarda, uno de los más insignes escultores de la Escuela Quiteña del siglo XVII.

Más allá del casco histórico, esta capital, de casi dos millones de habitantes, también refleja la pujanza de los tiempos nuevos con extensas zonas comerciales y barrios residenciales, que configuran un espacio acogedor para sus vecinos y visitantes.

Este año, por cuarta vez consecutiva, Quito ganó el premio World Travel Award como destino líder de Sudamérica, fue seleccionado por Trip Advisor como uno de los 25 destinos más populares de la región, por la guía “Lonely Planet” entre los diez lugares para visitar en el año y dos veces por la publicación Condé Nast Traveller.

Estos son premios que reconocen a la capital ecuatoriana “como una ciudad bella que tiene diferentes tipos de turismo y que cuenta con patrimonios únicos”, aseguro a Efe recientemente la gerente de la empresa Quito-Turismo, Gabriela Sommerfeld.

Por ello, la promoción turística del patrimonio de Quito forma parte de la propuesta de “valor del destino” en el que se exalta la conservación de la ciudad antigua con sus expresiones artísticas, arquitectónicas y de saberes ancestrales, precisa una publicación del Ayuntamiento.

Pero el casco histórico de la capital no es sólo un museo abierto, sino también un lugar residencial, comercial y patrimonial en el que confluyen habitantes de orígenes e historias diversas y donde se vive la esencia de esta ciudad andina fundida en un sincretismo arquitectónico, religioso y cultural, destacó el Municipio. EFE (I)

Publicidad