Ecuador. Martes 6 de diciembre de 2016
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Urbanista contrario a Habitat III dice que la gente “no es desechable”

QUITO (ECUADOR) 17/10/2016.- Activistas de grupos sociales se reúnen hoy, lunes 17 de octubre de 2016, en una asamblea en Quito (Ecuador). Un contingente de policías ecuatorianos contuvo hoy, sin incidentes, una nutrida marcha de activistas, que se reúnen en una asamblea paralela a la Conferencia Habitat III de la ONU, y que pretendían dirigirse hasta la sede de la conferencia del organismo internacional para entregar una carta al secretario general de Habitat III, el español Joan Clos. EFE/Robert Puglla

Quito, (EFE).- El urbanista y activista mexicano Miguel Robles Durán criticó a la Conferencia Habitat III de la ONU por promover plataformas que persiguen el lucro y aseguró que para alcanzar ciudades sostenibles que promuevan la igualdad se debe aceptar que la gente “no es desechable”.

Publicidad

Robles Durán participa en Quito en el foro “Resistencia a Habitat III” que se desarrolla de forma paralela a esa Conferencia de Naciones Unidas sobre Desarrollo Urbano, que también tiene lugar en la capital ecuatoriana.

El activista, en entrevista con Efe, aseguró que la Conferencia de la ONU “ha estado mucho más preocupada por proveer plataformas urbanas que pueden generar lucro” y ha descuidado el concepto de que en las ciudades, sobre todo, “vive gente”.

Para él, Habitat III no ha tomado en serio problemas graves que afectan actualmente a muchas ciudades del mundo, como son los desalojos a familias por hipotecas o por el destino del uso del suelo por parte de grandes corporaciones.

“Los casos de desalojos han aumentado mientras ha subido el valor de la tierra”, añadió Robles Durán, quien participó en el llamado “Tribunal Internacional contra los Desalojos”, una de las actividades del foro “Resistencia a Habitat III”.

“La gente es desechable” cuando los intereses corporativos están por encima del ser humano, agregó el urbanista al destacar la realización del foro social paralelo a la Conferencia de la ONU, porque, según él, permite “amplificar la voz de ciudadanos” que han sido “invisbilizados” en el debate oficial.

Aseguró que los problemas del ámbito urbano que no se tratan a profundidad en Habitat III, no tienen que ver solo con los desalojos y desahucios, sino también con los derechos de la naturaleza, la salud universal y “todo lo que conlleva a personas que no tienen casa”.

Por ello, insistió Robles Durán, el “foro alternativo” quiere “fortalecer la voz del ciudadano” para elaborar contenidos y recomendaciones que puedan ser escuchadas por las entidades oficiales.

El Tribunal Internacional contra los Desalojos elabora “recomendaciones muy fuertes” en relación con las demandas sobre vulneración de derechos que tienen que ver con la propiedad de la tierra.

Para él, mucha gente “no tiene espacio” y tampoco lo tiene su “sufrimiento” cuando se ven vulnerados sus derechos a una vivienda digna.

Robles Durán recordó que el Foro Internacional sobre Desalojos, una ONG que trabaja estrechamente con el tribunal, ha catalogado a 980.000 personas en situación de desalojos en el mundo, pero remarcó que esa cifra es menor a la real.

El activista sostuvo que ese número seguramente aumentará en el futuro, pues el modelo de ciudad que se propone desde las esferas oficiales internacionales, privilegia el lucro.

“Las ciudades están compuestas de personas, no de dólares”, apostilló el urbanista, quien hizo un llamamiento a los ciudadanos víctimas de desalojos a efectuar denuncias ante el tribunal del que él forma parte, para organizar una respuesta “muy fuerte” con el apoyo del activismo social.

Recordó que durante el foro de Quito, se presentaron varias demandas de representantes de sectores y familias víctimas de desalojos.

Mencionó, entre las denuncias presentadas, los casos de un asentamiento humano en Corea del Sur, en el que los afectados aseguran que fueron desalojados por las fuerzas navales de ese país para construir una base militar en las que eran sus tierras.

También el caso de la zona palestina de Bedouin, donde -dijo- “hay gente desposeída de cualquier derecho”, y el de una comunidad en la ciudad estadounidense de Detroit, donde hay personas afectadas “por el encarecimiento del valor del agua potable”.

El activista mexicano aseguró que el Tribunal Internacional sobre Desalojos elaborará “recomendaciones muy fuertes” sobre estos casos, aunque señaló que se requieren políticas urbanas que garanticen los derechos de todos los ciudadanos. EFE (I)

Publicidad