Ecuador. Domingo 4 de diciembre de 2016
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Celebridades se quitan los guantes estas elecciones en EEUU

Foto nbcwashington.com/

NUEVA YORK (AP) — Son imágenes tan intensas que resulta difícil verlas. Un respetado artista mira fijo a la cámara y deja salir un torrente de ira y frustración hacia su enemigo.

Publicidad

Lo llama “cerdo”, “idiota” y “un perro que no sabe de qué está hablando”. Termina su diatriba de un minuto con un mensaje de violencia: “Me gustaría darle un puñetazo en la cara”.

Es estremecedor, más aún, porque el hombre que está hablando es Robert De Niro y su enemigo es Donald Trump, el candidato republicano a la presidencia estadounidense.

La política es un juego brutal en cualquier año, pero las elecciones de 2016 han provocado una respuesta intensa y visceral de muchos en la comunidad artística, con canciones, videos y una ferocidad poco común contra Trump, quien podría decirse que una vez fue parte de ellos.

La ira contra el exanfitrión de “The Apprentice” va de una carta abierta de América Ferrera que dice que Trump “vive en una fantasía obsoleta de unos Estados Unidos intolerantes”, a Carly Simon, quien transformó su canción “You’re So Vain” en un himno anti-Trump, o el video condenatorio del cantante y rapero will.i.am “GRAB’m by the ….” (Agárralas por la …).

El líder de los Black Eyed Peas, quien presentó la edificante “Yes We Can” para el entonces senador Barack Obama en 2008, estaba tan indignado por los comentarios grabados de Trump sobre agarrar a las mujeres por sus partes íntimas que sintió que tenía que actuar. Se puso una peluca y comenzó a cantar.

“A él no le importa nada más que él mismo. A él no le importa la gente”, dijo el cantante en una entrevista reciente con The Associated Press. “Oye, yo estoy en un grupo de rap. He oído esas cosas de la gente. Nunca lo oí así de vulgar, ni siquiera de raperos”.

El prospecto de un potencial presidente Trump llevó al cineasta Michael Moore a crear la película de iTunes “Michael Moore in TrumpLand”. Dice que sospecha que Hollywood tiene algo de culpa por haberlo ayudado a moldear su ascenso.

“Quizás en parte es que él es uno de nosotros y se desató, así que nos lo tomamos como una responsabilidad personal el traerlo de vuelta al zoológico”, dijo Moore. “Él es una creación nuestra, de nuestra industria. De otro modo sólo hubiese sido conocido como un gran fanfarrón en Nueva York, para los neoyorquinos”.

Este año, las celebridades han sido provocadas por las posturas de Trump sobre inmigración, vigilancia policial y trato a la mujer, entre muchos otros asuntos. Además de apoyar a la candidata demócrata Hillary Clinton, muchas estrellas también están usando las redes sociales para vapulear a Trump.

“Ves gente con la habilidad para crear mensajes que podrían resonar dar un paso adelante”, dijo Jon Vein, un exproductor de cine y TV y actual ejecutivo de MarketShare que está recaudando dinero para Clinton. “El volumen, la cantidad y la calidad de lo que estamos viendo se debe a que este año es diferente. Hay mucho en juego”.

Algunos en la comunidad artística han sido más moderados, como el elenco de “Will & Grace” que se reunió para un video de 10 minutos para parodiar a Trump, o el actor James Franco parodiando los anuncios comerciales de Dos Equis con un video de apoyo a Clinton como “La mujer más interesante del mundo”. El reparto de “Empire”, junto con su creador Lee Daniels, apoyaron firmemente a Clinton.

Pero otros apenas han ocultado su gran ira y disgusto por el candidato del Partido Republicano. La comedianta Amy Schumer lo llamó un “monstruo naranja, abusador sexual” y su diatriba contra Trump en uno de sus espectáculos llevó a que algunos se salieran del teatro.

Muchos presentadores de programas televisivos de tertulia, específicamente Stephen Colbert, Samantha Bee y Seth Myers, critican a Trump noche tras noche, en términos brutales.

En comparación, durante la contienda de 2012 el mayor revuelo entre famosos lo ocasionó Clint Eastwood cuando golpeó una silla vacía etiquetada “Barack Obama” en la Convención Nacional Republicana.

Este año, unas 130 celebridades que incluyen a Shonda Rhimes, Jane Fonda y Neil Patrick Harris firmaron una petición en MoveOn.org para derrotar a Trump “y la ideología de odio que representa”. Otra petición de Stop Hate Dump Trump lo llama “una amenaza grave para la democracia” y es apoyada por docenas de famosos, como Harry Belafonte y Connie Britton.

Trump cuenta con el apoyo de unas pocas, incluidos Jon Voight y el actor de “Charles in Charge” Scott Baio, quien habló en la Convención Nacional Republicana. Luego que las grabaciones secretas de Trump salieron a la luz, Baio defendió al candidato diciendo que “si se sienten ofendidos con eso, maduren”. Eastwood, cuando se le preguntó a quién apoyaba, dijo: “Esa está difícil, ¿no? Tendría que decir que a Trump”.

Pero los opositores reaccionan con mayor pasión. Bandas como Death Cab For Cutie, Jim James, Franz Ferdinand y R.E.M. han contribuido con canciones para la campaña “Trump-Free America” (Estados Unidos libre de Trump).

Simon respaldó el uso de “You’re So Vain” en un video anti Trump en el que el cantante cambió la letra de “tu bufanda, era albaricoque” por “tu cara, era albaricoque”. Esto fue apoyado por el Patriotic Artists & Creatives PAC, que ha publicado videos virales tanto pro Clinton como anti Trump.

Kathryn Cramer Brownell, profesora adjunta de historia en la Universidad de Purdue y autora de “Showbiz Politics: Hollywood in American Political Life “, dijo que el activismo de las celebridades es mucho más visible este año porque las estrellas han decidido que tienen que actuar.

“Ha habido momentos históricamente en los que la comunidad de Hollywood se ha movilizado cuando siente que hay asuntos muy apremiantes inminentes y que están dispuestos a ir más allá y entrar en el campo de la política de formas que quizás los había hecho sentir antes incómodos porque podían alienar a ciertos admiradores”, dijo.

La idea de Trump en la Casa Blanca fue parte de la razón por la cual la productora de cine y TV Juliet Blake se unió a un nuevo grupo superPAC-backed Creatives For Humanity, que espera amplificar la voz de los artistas en las elecciones.

Nunca había sido política, pero, como hija de inmigrantes cuyos padres murieron en Auschwitz, sintió que este año tenía que hacerlo. “Cada vez que oía a Donald Trump usar las palabras ‘muro’ o hablar sobre inmigrantes y deportación, parte de mí moría en mi interior”, expresó.

Otra debutante en la política este año es la actriz ganadora del Tony Kristin Chenoweth, quien planea burlarse de Trump desde un escenario de Broadway durante sus conciertos de noviembre. Se peinará al estilo de Trump e interpretará el tema “Popular”, sobre el candidato.

Pese a sus antecedentes conservadores y cristianos, Chenoweth no apoya a Trump y se ha pronunciado políticamente por primera vez. “Creo que estas son ciertamente las elecciones de mi vida”, dijo la actriz. “Siento que si no lo hago ahora, ¿entonces cuándo?”.

Publicidad