Ecuador. martes 19 de septiembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Monigotes de políticos, futbolistas y héroes arderán en Año Viejo

QUITO (ECUADOR) 30/12/2016.- Monigotes de políticos, futbolista, héroes de la pantalla y hasta gente común se exhiben hoy, viernes 30 de diciembre de 2016, en las calles de Quito (Ecuador), para arder en el fuego durante la tradicional celebración de Año viejo en Ecuador, donde sus habitantes alistan una fogosa despedida de 2016. EFE/José Jácome

Monigotes de políticos, futbolista, héroes de la pantalla y hasta gente común arderán en el fuego durante la tradicional celebración de Año viejo en Ecuador, donde sus habitantes alistan una fogosa despedida de 2016, un año para el olvido.


Publicidad

Elaborados con serrín o papel, los monigotes o “años viejos” han salido a las calles para mostrarse al público. “La exjueza (Lorena) Collantes tiene bastante demanda y también el presidente” Rafael Correa, dijo a Efe una vendedora de muñecos, que los exhibe en la avenida América, en el centro de Quito.

Se refiere a Lorena Collantes, una exmagistrada que causó polémica nacional cuando circuló un vídeo en redes sociales en el que, aparentemente en estado de embriaguez, increpaba a varios policías que la habían aprehendido por escándalo público, al resistirse a pagar la cuenta en un restaurante.

“Quieres probar mi poder”, es la frase que adorna a varios de los monigotes de la exjueza, en alusión a las amenazas que había proferido a los uniformados en el vídeo, viralizado en el país.

También se encuentran muchos monigotes del presidente Correa y son de los que más salen, señaló otro vendedor que estimó que ello se debe a que la imagen del gobernante está “devaluada” tras diez años en el poder.

Asimismo, se observan monigotes de candidatos presidenciales como el exbanquero Guillermo Lasso, un postulante de derechas que pretende suceder a Correa en los comicios del próximo 19 de febrero.

Otros también representan a Carlos Pareja Yannuzzelli, exministro de Hidrocarburos acusado de integrar una red de corrupción en la estatal petrolera Petroecuador y que se encuentra prófugo.

Ese y otros escándalos de supuesta corrupción han salido a la luz en los últimos meses, para coronar un año para el olvido, según las autoridades que consideran que el país soportó en este periodo “la tormenta perfecta”, por los choques económicos externos y las dificultades financieras internas.

Además, este año fue duro para Ecuador por el terremoto de magnitud 7,8 que asoló un sector de la costa norte del país y que dejó 670 muertos, miles de damnificados y millonarias pérdidas.

Pero los monigotes no solo representan los malos momentos del año, sino también aquellos gratos e importantes. Por ello, los monigotes de un toro vestido con la camiseta del club guayaquileño Barcelona, campeón reinante del fútbol nacional, también se ofrecen en los puestos de venta.

Además se pueden observar muñecos de personajes de la televisión y el cine, como de las caricaturas de Bob esponja, los Simpson, el espantoso Chucky, los héroes de Marvel y las Tortugas Ninja, entre otros.

También la imagen del presidente electo de Estado Unidos, Donald Trump, forma parte de la pléyade de monigotes que se exhiben en estos días en las calles de las principales ciudades ecuatorianas.

A la par de los muñecos, se venden también caretas para que las personas los usen en los recorridos por las calles en las horas previas a la Nochevieja.

Y es que en las calles, familias o grupos de vecinos arman tarimas o casuchas donde alojan a los monigotes en sus últimas horas. Los muñecos suelen estar custodiados por “viudas” o jóvenes que se travisten en la noche del 31 de diciembre para pedir dinero en caridad para el funeral del moribundo.

La fiesta generalizada concluye con la quema de los monigotes, a las doce de la noche del 31 de diciembre, una antigua costumbre con la que los ecuatorianos se desprenden de los ratos amargos del año que termina y hacen sus votos para recibir al que viene. EFE (I)